PrincipalZona Sportie

Mundial Inglaterra 1966: de vuelta al origen

Cuando los estudiantes de la Universidad de Cambridge desarrollaron el Código Cambridge, en 1847 -que dio pie a la Football Association en 1863-, es muy poco probable que hayan imaginado que el fútbol terminaría convirtiéndose en un fenómeno global. Con la creación de la Copa del Mundo, el deporte se fue haciendo cada vez más popular. Sin embargo, pasaron 7 ediciones del Mundial para que por fin el fútbol volviera a sus raíces. El Mundial de 1966 en Inglaterra fue el reencuentro de la pelota con su tierra de origen.

 

El 22 de agosto de 1962, en el congreso de la FIFA celebrado en Roma, Inglaterra se impuso por 7 votos a la propuesta de Alemania Occidental. España también se había postulado, pero terminó retirando su candidatura. Sin duda, el hecho de que el presidente de la FIFA fuera el inglés Stanley Rous influyó en las votaciones.

Para poder participar en el Mundial, 70 selecciones se inscribieron para tomar parte de la fase de clasificación. Como en las ediciones anteriores, el cupo fue para 16 equipos, con dos boletos asegurados para Brasil, el campeón defensor, e Inglaterra, por ser el equipo local. La FIFA decidió otorgar 10 cupos para Europa, 4 a Sudamérica, uno para Asia / África / Oceanía y uno más para la CONCACAF.

Esta decisión no fue bien recibida por las naciones africanas. Hasta entonces, la única selección que había participado en un Mundial había sido Egipto, en Italia 1934. Después de la Segunda Guerra Mundial y la Conferencia de Bandung de Indonesia en 1955, comienza la independencia de las colonias africanas y asiáticas. El primer país en liberarse fue Ghana, en 1957, y, para 1965, casi todas las colonias se habían transformado en naciones independientes. En el ámbito futbolístico, esto se tradujo en la creación de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) en 1957, con sede en Egipto. En ese mismo año, se desarrolló la primera Copa Africana de Naciones en Jartum, Sudán, con la participación de 4 naciones y Egipto, el primer campeón.

Al ser conscientes del impacto que el fútbol tenía en la sociedad, los presidentes de las nuevas naciones, como Ghana, querían al balón como elemento unificador, por lo que la meta era poner al fútbol africano en el mapa mundial. Así que saber que la CAF no tendría un lugar asegurado, hizo que enviaran un memorándum a la FIFA, en el que expresaban su inconformidad y amenazaban con boicotear el Mundial de Inglaterra, basándose en tres puntos: el crecimiento del fútbol en la zona, el alto costo de tener que viajar a Asia o a Oceanía para buscar clasificar y la actitud de la FIFA con respeto al apartheid sudafricano. Primero, habían suspendido a Sudáfrica de toda competición por no permitir que los negros pudieran formar parte del equipo nacional, para después colocarlos en el grupo asiático y así evitar conflictos. Política y fútbol. Fútbol y política.

La FIFA no cedió a la presión y rechazó sus peticiones. Sin más opciones, los 15 miembros de la CAF decidieron no participar en la eliminatoria. Para los africanos era una cuestión de dignidad y respeto. La FIFA reaccionó en 1968, otorgando una plaza directa para África y, desde 1970, no han faltado naciones africanas en los Mundiales.

Así, los equipos que terminaron por acompañar a Brasil e Inglaterra fueron, por Europa: Bulgaria, Francia, Hungría, URSS, España, Suiza, Alemania Occidental, Italia y Portugal, siendo éste el debut de los lusitanos, así como el de Corea del Norte, el representante asiático. Por su parte, Argentina, Chile y Uruguay fueron los representantes de la CONMEBOL, y México, el de la CONCACAF.

Días antes del inicio del torneo, se dio un incidente curioso. La compañía especializada en material coleccionable, Stanley Gibbons, le pidió prestado el trofeo Jules Rimet a la Football Association (FA) para mostrarlo en su exhibición Stampex, que se realizaría en el vestíbulo principal de la Catedral de Westminster.  La FA accedió, con la condición de que estuviera constantemente vigilado. Sin embargo, el 20 de marzo, mientras se celebraba una misa, el trofeo fue robado. El único guardia que lo custodiaba, un hombre de 70 años, se había tomado un descanso para cenar.

La policía se lanzó a su búsqueda, pero el público en general no confiaba que fueran capaces de recuperar el trofeo. Entonces pasó lo inesperado. El 27 de marzo, David Corbett sacó a su perro, Pickles, a pasear. El perro olfateó algo y corrió hacia el auto del vecino de Corbett. Cuando éste se agachó para ponerle la correa a Pickles, notó un paquete en el piso. Cuando lo recogió y rasgo el periódico que lo cubría, se dio cuenta que se trataba del trofeo Jules Rimet. Lo que no pudo hacer Scotland Yard, lo hizo Pickels, que se convirtió en toda una estrella nacional.

Tras este sobresalto, todo estaba listo para el sorteo. El formato sería el mismo que el de 1962: 4 grupos de 4 selecciones, calificaban los dos primeros a cuartos de final. En caso de empate, se otorgaba un punto. Y así quedaron sorteados los grupos.

En el grupo 1, Inglaterra no tuvo mayores complicaciones para pasar de ronda. Con un equipo que contaba con jugadores en su mejor momento, como el portero Gordon Banks, el defensa Bobby Moore, el mediocampista Bobby Charlton y el delantero Geoff Hurst, hicieron valer su condición de local. SI bien recibieron críticas tras el empate sin goles con Uruguay, derrotaron a México (2-0) y a Francia (2-0) sin problemas. Uruguay los acompañó a la siguiente ronda, tras derrotar a Francia (2-1) y empatar sin goles con México. Ese partido fue el último de Antonio Carbajal, conocido como “La Tota”. El veterano portero mexicano disputó en Inglaterra su quinta Copa Mundial y sólo contra Uruguay logró dejar su valla invicta, ya que México había empatado a un gol con Francia.

El Grupo 2 fue el denominado de la muerte, pero los alemanes demostraron que eran un equipo superior. Franz Beckenbauer tuvo una fase de grupos para enmarcar. Anotó dos en la goleada ante Suiza (5-0) y fue fundamental para el triunfo ante España (2-1). Los argentinos se quedaron con el segundo lugar del grupo: derrotaron a España (2-1) y empataron a 0 contra los alemanes, en un partido que destacó por la violencia en la cancha, al grado de que la FIFA tuvo que advertir a la albiceleste sobre su comportamiento futuro. Los rioplatenses sellaron su pase al derrotar a Suiza, único equipo al que España derrotó (2-1). La Roja, que llegaba al torneo como campeón de Europa, fue la decepción al quedar eliminada en fase de grupos.

La gran estrella del Mundial estuvo en el grupo 3. Y no, no fue Pelé. Ni tampoco fue Garrincha. Fue un portugués de origen africano (la ironía), el ganador del Ballon D’Or en 1965, Eusébio. Brasil parecía el claro favorito, pero los lusitanos tomaron por sorpresa a todos. Derrotaron a Hungría (3-1), a Bulgaria (3-0) y a Brasil (3-1). Los brasileños seguían siendo considerados como favoritos. En el primer partido vencieron a Bulgaria (2-0), pero la rudeza del juego de los búlgaros provocó que Pelé no jugara el segundo partido. Hungría aprovechó que a la canarinha le faltaba la frescura de antaño y la derrotó 3 a 1. Éste fue el único partido que Garrincha perdió representando a la verde amarela. Contra Portugal, volvió Pelé, pero Garrincha no era el mismo y nada pudieron hacer contra los de Eusébio. El campeón se quedó en la fase de grupos, para sorpresa de todos. El otro boleto para los cuartos de final se lo disputaron búlgaros y húngaros. Los magiares triunfaron 3 a 1 y acompañaron a Portugal.

El último grupo también tuvo sorpresas. Los soviéticos, aún con Yashin como su máxima figura, obtuvieron el pleno de triunfos, así que la disputa fue por el segundo lugar. Todo parecía indicar que se lo disputarían entre Chile e Italia. La azurra derrotó a los chilenos -en un partido que nada tuvo que ver con lo que había ocurrido 4 años antes- (2-0) y perdió por la mínima ante los rusos (0-1). El empate de Chile ante Corea del Norte (1-1) causó que en la última jornada hubiera tres equipos con posibilidades de calificar, incluidos los norcoreanos que, a pesar de perder contra la URSS (0-3), tenían posibilidades gracias al punto obtenido ante los chilenos. La selección norcoreana estaba conformada en su mayoría por militares de grado, y la exigencia que tenían era no hacer el ridículo y tratar de darle una alegría a su país, así que era casi impensable que pudieran obtener un resultado favorable ante la bicampeona Italia. Sin embargo, lo bello del fútbol es que las sorpresas ocurren, y con el solitario gol de Pak Doo-ik, dentista de profesión y sargento del ejército, los chollimas (en honor al mítico caballo alado de las culturas del este de Asia) dieron la campanada y avanzaron a los cuartos de final.

En cuartos de final, parecía que el cuento de hadas de los chollimas continuaría. 1-0, 2-0, 3-0 en los primeros 25 minutos del partido ante Portugal. Pero apareció la “pantera negra”, Eusebio. Dos goles antes del descanso y dos más en el segundo tiempo terminaron por dar la vuelta al partido, que culminaría 5-3. Sigue siendo la única vez en la historia de los Mundiales que un equipo se repone de un déficit de tres goles para obtener el triunfo.

Alemania Occidental derrotó 4 a 0 a Uruguay, aprovechando que los uruguayos sufrieron las expulsiones de dos jugadores, lo que hizo que el marcador resultara más abultado. La URSS terminó con la aventura húngara (2-1) gracias a su orden defensivo, que anuló al ataque húngaro, que estaba lejos de ser aquel que deslumbró durante la década de los ‘50s. Así, los soviéticos lograron, por primera vez, un lugar en semifinales.

Los locales, en un partido marcado por el arbitraje, se impusieron ante Argentina. La albiceleste se vio con un hombre menos debido a la expulsión de Antonio Rattin al minuto 35, por protestas. Como sucedió en Chile 1962, tuvo que ingresar la policía para sacar al capitán argentino del campo, que estuvo 12 minutos protestando al árbitro. Rumbo a los vestidores, Rattin estrujó el banderín del cornero porque tenía la bandera inglesa impresa, para después sentarse en la alfombra roja destinada a la reina Isabel II. El gol de cabeza de Geoff Hurst bastó para que Inglaterra avanzara a semifinales. No obstante, lo más lamentable no fue la expulsión de Rattin, sino que, al finalizar el partido, el entrenador inglés, Alf Ramsey, evitó que sus jugadores intercambiaran camisetas con los argentinos, a quienes llamaría “animales” en la rueda de prensa. Los ecos de la Batalla de Santiago seguían presentes.

Ramsey evitando el intercambio de camisetas

En semifinales, Bobby Charlton jugó el que podría ser su mejor partido con la camiseta inglesa. La estrella del Manchester United anotó dos goles sobre el equipo sensación. Portugal acortó las distancias con el gol de penal de Eusébio (el primero que recibía Inglaterra en todo el torneo). Por su parte, Alemania Occidental, con un soberbio gol de Beckenbauer y otro más de Haller, se impuso a la URSS, que trató de reaccionar con el tanto tardío de Porkujan, pero no fue suficiente. Inglaterra y Alemania Occidental se disputaron el título en Wembley.

En el partido por el tercer lugar, Eusebio dio una última exhibición. Anotó su noveno gol y ayudó a Portugal obtener el bronce en el torneo. Un debut de ensueño para una nación que casi no contaba con bagaje futbolístico. Eusébio apareció para darle un lugar a los lusitanos en la historia del fútbol.

Todo estaba listo para que Inglaterra buscara algo más que ser el país que dio origen al fútbol reglamentado. Alf Ramsey estaba confiado en sus pupilos y había predicho el triunfo inglés en el torneo. Pero los alemanes eran un equipo talentoso, liderados por un káiser, Beckenbauer, y que estaban dispuestos a imponerse a los pronósticos. Tal y como lo habían hecho en 1954, en Berna. Wembley, la catedral del fútbol fue testigo de un partido que pasaría a la historia, no sólo por el resultado, sino por la polémica.

 

Datos Curiosos:

-El sorteo de esta edición fue el primero en ser televisado.

-Este Mundial fue el primero en contar con una mascota: Willie, un león ataviado con la Union Jack con las palabras: World Cup.

-El balón del Mundial fue el Slazenger Challenge. Fue el último balón de cuero en utilizarse en una Copa del Mundo.

-El partido entre Uruguay y Francia debió jugarse en el estadio White City de Londres, un estadio que no se utilizaba para partidos de fútbol, ya que ese día en Wembley, donde debía jugarse originalmente, había carreras de perros galgos y los organizadores se negaron a cancelarlas.

-El partido inaugural, entre Inglaterra y Uruguay, se demoró porque muchos de los jugadores ingleses se olvidaron sus identificaciones en el hotel, por lo que un policía en motocicleta fue enviado a recogerlas.

-Tras el robo del trofeo, y como medida de seguridad, la FA mandó a hacer una réplica del original. Esta réplica fue comprada por la FIFA en una subasta, en 1997, por 254 mil Libras.

-Por primera vez, se transmitieron los partidos en directo, vía satélite en blanco y negro, para todo el mundo.

-Durante los 20 días que duró el Mundial, el primer ministro, Harold Wilson, congeló los salarios. Curiosamente, casi no hubo protestas populares por esta medida. Panem et circenses.

-Hubo muchas quejas por deficiencias en la organización, tanto de jugadores como de la prensa extranjera.

-Los italianos excusaron su derrota ante Corea del Norte arguyendo que, sacando ventaja de su parecido físico, los norcoreanos cambiaron a casi todo su equipo en el medio tiempo.

-Se acusó de favoritismo descarado a favor de los ingleses, tanto arbitral como de calendario.

-Eusébio se consagró el máximo goleador del torneo con 9 tantos, y su participación se considera como de las mejores actuaciones individuales en la historia de los Mundiales.

Mitología Sumeria - Ereshkigal - Pandemonium.com.mx
Anterior nota

Mitología Sumeria: La diosa Ereshkigal (Irkalla)

Siguiente nota

Final Mundial Inglaterra 1966: gol fantasma

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.