PrincipalZona Sportie

Real Madrid 3 vs Atlético de Madrid 0: Los merengues se vislumbran en Cardiff

Con las finales de Lisboa y Milán en la mente, el Atlético de Madrid visitaba el Santiago Bernabéu con ánimos de dejar atrás esas dos dolorosas derrotas y terminar con su bestia negra…. O en este caso, blanca. El Madrid, por su parte, quiere ser el primer equipo en ganar la Champions en años consecutivos. Y, esta noche en su casa delante de los suyos, dio un golpe de autoridad con miras en Cardiff.

Sin lateral derecho nominal, el Cholo improvisó a Lucas en esa posición. También se decantó por Gameiro como socio al ataque de Griezmann. Zidane apostó por un recuperado Varane para acompañar a Ramos e Isco para ocupar el lugar del perennemente lesionado Bale. Por lo demás, ambos equipos salían con lo que, en papel, era lo mejor que ambos equipos tenían que ofrecer.

En los primeros compases, parecía que el Atlético presionaría al Madrid desde la salida, buscando la pronta recuperación de la pelota. Pero este amago no duró mucho. Apenas el Madrid se acomodó en el terreno de juego, la dinámica, el control y la tenencia de la pelota fue para ellos. A partir de Sergio Ramos, que muy inteligentemente encontró los espacios por el interior que dejaban Koke, Gabi y Saúl. Sus pases siempre encontraron a Modric o a Kroos, los que siempre saben qué hacer con la pelota en los pies. Isco se asociaba con Carvajal por derecha, mientras que Cristiano y Marcelo se aprovechaban de un Lucas que se sentía incómodo jugando como lateral. Casemiro transitaba tranquilo por la media cancha ante la pasividad ofensiva de los colchoneros.

El Atlético no lograba encontrar ni a Gameiro, ni a Griezmann ni la intensidad que les ha caracterizado desde que el Cholo es el técnico. Llegaban tarde a todos los duelos individuales y sólo acertaban a despejar a cualquier parte. Así cayó el primero. Centro de Ramos que es despejado a donde sea. Recoge Casemiro que recentra para que Cristiano venciera a Oblak de cabeza. 10 minutos y los fantasmas de Lisboa y Milán se apersonaron en el Bernabéu.

Tras el gol, el Madrid era amo señor del partido. Dominaba en todos los ámbitos del juego, aprovechando la falta de presión, de intensidad y de estilo en el Atlético. Los colchoneros sólo crearon una jugada de verdadero peligro. Un pase filtrado de Koke a Gameiro. El francés se vio lento ante Keylor, quien despejó el peligro. Si en lugar de Gameiro, hubiera sido Griezmann… Pero el Principito estaba más ocupado bajando a marcar y recuperar balones. Sus compañeros nunca pudieron encontrarlo ni darle un balón a modo.

Para la segunda mitad, el Cholo puso a Koke por izquierda y a Carrasco por derecha. El Atlético emparejó las acciones, pero sin crear peligro para Navas. Parecía que los merengues se habían desconectado -como suele pasarles esta temporada- del partido. Aunque el Atlético no supo cómo sacar provecho de esto. Ni siquiera con Torres y Gaitán -que entraron por un inédito Saúl y Gameiro- supieron penetrar la muralla de encabezada por Varane y Ramos.

Cuando el Madrid lucía menos lúcido arriba, Zidane hizo los cambios. Isco, agotado, cedió su lugar a Asencio. A los minutos del ingreso de Marco, cayó el segundo. Un pase de Marcelo que recogió Benzema. De reojo miró a Cristiano, a quien el quedó la pelota botando tras el intento de despeje fallido de Filipe Luis, que se multiplicaba por toda la defensa, pero no encontró coro en sus compañeros. El 7 sacó un disparo potente, inatajable para Oblak, corroborando su romance eterno con esta competencia.

Extrañaba que el Cholo, siendo el Cholo, no buscara cerrar el partido con el 1 -0 en contra. Un marcador asequible para la vuelta. En cambio, mandó a Correa y buscó un gol. Pero simplemente no sería. Torres naufragó. Griezmann seguía recuperando más balones que Gabi y Koke, lejos, muy lejos del área rival. Gaitán no gravitó en absoluto y Correa sólo fue un testigo más de la superioridad blanca. El ataque rojiblanco, de negro este partido, se cargó por el lado izquierdo, volviéndose predecible y fácil de defender para una pareja de centrales que nunca titubeó ante los frágiles embates blancos.

Benzema, el más frío de todos los merengues, salió para dar paso a la velocidad de Lucas Vázquez. Esto permitió que CR7 jugara como único delantero. Internada por la derecha de Lucas Vázquez. La solidez de antaño del Atlético quedó en el recuerdo. El balón le llegó a Cristiano para que hiciera su hattrick. 8 goles en los últimos partidos de Champions. Bestial.

Pudo caer el cuarto. Pudo hacer más sangre el Madrid. Pero no dio el tiempo. El Atlético tiene frente a sí una tarea casi imposible. Porque los colchoneros no son el Barça ni los merengues son el PSG. Los del Cholo necesitan recuperar su mejor versión en defensa y esperar que los merengues cometan yerros en defensa. Sobre todo, necesitan recupera esa intensidad y ese orden que no apareció en este partido de ida.

Habrá que esperar a ver que nos depara el partido de vuelta en el Calderón. Por ahora, la bestia blanca que es el Real Madrid tiene medio boleto -o más- para Cardiff y la 12ª cada vez se ve más cercana en el horizonte.

One Piece 864 - Portada - Pandemonium
Anterior nota

Review de One Piece Manga 864

Siguiente nota

AS Mónaco 0 vs Juventus 3: Dani Alves e Higuaín encaminan a la Vecchia Signora

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply