PrincipalZona Sportie

Pep, Oleguer y Piqué: Populismo e Independentismo

Gerard Piqué. Central del FC Barcelona y de la Selección de España. Anti madridista y tuitero. Sobre todo, polémico. Entre declaraciones y tuits, acciones y palabras, el barcelonés no puede evitar estar en el ojo del huracán. Y él parece disfrutarlo. Parece que se alimenta de la atención mediática y popular, sea positiva o negativa. Sin embargo, hay un punto en particular en el que el “3” del Barça y la Roja genera ambigüedad. Algo que ha sido usado, aun por extranjeros, para señalarlo, insultarlo, agredirlo: el independentismo catalán. Mismo que dejó expuesto a Pep. Mismo que puso en su lugar a Oleguer.

Antes de proseguir, hagamos un rápido viaje en el tiempo para entender mejor qué es esto del independentismo y por qué los catalanes lo sienten así. Antes del XII, Cataluña era una región independiente en la península ibérica -lo que hoy es España y Portugal- con su propio idioma, leyes y costumbres. Entonces, en el año 1150, con el matrimonio de Petronila, reina de Aragón, y Ramón de Berenguer, Conde de Barcelona, se formó una dinastía en la que su descendencia heredaría todos los territorios de la región de Aragón y Cataluña.

Lo anterior duró incluso durante el reinado de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla o, como son mejor conocidos, los reyes católicos. Pero durante el reinado de Felipe V, tuvo lugar la Guerra de Sucesión Española, que terminó con la derrota de Valencia en 1707, la de Cataluña en 1714, la firma del Tratado de Utrecht ese mismo año y la caída de las islas en 1715. Así nacería lo que hoy llamamos España.

Sitio de Barcelona – 1714

Los reyes subsecuentes trataron de imponer el castellano como lengua oficial (la lengua oficial de Castilla), así como las leyes y costumbres, pero ante la resistencia de la región, terminaban por abandonar la labor. Si damos un salto de dos siglos, llegamos a la restauración de la Generalitat (1931), el gobierno nacional catalán.

Sin embargo, llegó el dictador: el general Francisco Franco. Con ideas muy similares a las del fascismo de la época, destacaba un nacionalcentralismo justo donde siempre les ha dolido a los catalanes, por lo que buscó aplastar al separatismo catalán que existía desde hacía siglos, y su victoria en la Batalla de Ebro en 1938 le permitió tener el control de la región, tras la muerte de aproximadamente 3,500 personas y forzando a muchas otras al exilio.

¿Alguna vez se han preguntado por qué en España se doblan todas las películas al castellano? Es herencia del franquismo. Todo lo que era español era lo que permeaba. Lo demás, incluso las lenguas de las autonomías, eran censuradas en espacios públicos… menos en partidos de futbol o en privado.

En 1977, se le otorgó cierto grado de autonomía a Cataluña, una vez que la democracia regresó al país, dos años después de la muerte del dictador.

Si bien todo parecía regresar a una normalidad, los gritos de independencia en Cataluña nunca callaron. Y se vieron exacerbados tras la crisis económica en 2008 y en 2010, cuando una Corte Constitucional en Madrid anuló parte del estatuto de autonomía de 2006, afirmando que no había bases es legales para reconocer a Cataluña como una nación dentro de España.

El tema ha tomado mucha relevancia en las últimas fechas. La Generalitat está buscando la manera de realizar un referéndum para poder ejercer el derecho de autodeterminación (así como Las Islas Malvinas / Falkland, Hong Kong, Escocia, entre otros) y ser una nación independiente.

En todo este panorama, el futbol ha estado, irremediablemente, envuelto. Jugadores catalanes han sido cuestionados y señalados por su implicación con la causa independentista. Gerard Piqué no ha sido el primero. Su postura de apoyar el Referéndum para que Cataluña decida su destino mediante el voto popular, ha hecho que se le catalogue como independentista. Un hipócrita que se pone la playera roja de España por conveniencia personal, aun cuando haya declarado alguna vez que:

Si juego por España es porque de verdad siento que debo jugar. Primero, porque tenemos una selección que es la rehostia y, segundo, porque ahora mismo yo soy español. Entonces, siento que he de estar ahí y ayudar a mis compañeros. […] Yo soy español, mi mujer es mitad libanesa y mitad colombiana, mis hijos son catalanes, españoles, libaneses y colombianos.”

Así como: “Yo sinceramente pienso que [la Independencia], en principio, hará a Cataluña y a España más débiles. Todo lo que sea separar debilita a las dos tierras.”

Ramos y Piqué/ AFP PHOTO / NICOLAS TUCAT

Su postura es que juega por España porque se siente español y quiere defender los colores de España. Estar a favor de un Referéndum no lo vuelve independentista. Simplemente es alguien que apoya el derecho de autodeterminación de Cataluña.

Alguien que también apoya el Referéndum y ha sido abiertamente independentista, al punto de rechazar convocatorias de la selección española, es Oleguer Presas. En 2012 fue convocado por Luis Aragonés, y el oriundo de Sabadell se bajó de la convocatoria porque “expliqué […] cómo veía el mundo y que creía que, si no hay la suficiente implicación o sentimiento, es mejor que vayan otras personas.” Encomiable postura de una persona que defiende su sentir y sus ideales. Podemos concordar o no, pero ser congruente es una virtud cada vez más escasa, no sólo en el futbol, sino en todo el mundo.

Oleguer con la Estelada (bandera independentista) REUTERS/Carmelo Esteban

Y esa congruencia es la que le faltó en su momento a Pep Guardiola. “Las leyes nos decían que teníamos que jugar con la selección española. Me convocaban y tenía que asistir, pero no podía renegar de lo que uno siente, de lo que ama y yo me siento muy ligado a mi país, Cataluña, que es lo que siento dentro de mi cabeza y mi corazón.” Oleguer le demostró que era posible seguir el sentimiento por sobre los privilegios de exposición mediática y económicos que conlleva participar en la selección española.

Ahora, el de Santpedor, participa activamente en los organismos catalanes más abocados a conseguir la independencia. Pep cada vez muestra su lado más radical como catalán e independentista., acusando al gobierno español de autoritario y abusivo. Curioso que alguien que ve así al estado español, se haya enfundado alguna vez en los colores de esa bandera.

Josep Guardiola en un acto en pro de la independencia catalana el pasado 11 de junio de 2017.

Pep, Oleguer y Piqué. Tres futbolistas. Tres culés. Tres catalanes. Tres posturas diferentes ante un mismo tema. Dos de ellos independentistas. El otro populista y que se mete en conflictos por su incontinencia cuando se trata del Real Madrid. Pero, lo que tenemos que tener claro es que ser anti madridista no implica ser anti español. Ser anti madridista no te vuelve independentista. Los problemas entre España y Cataluña se resolverán, -o no-, algún día, mientras tanto, tratemos de disfrutar del futbol. Seguro que los futbolistas, más allá de los millones y goles, buscan lo mismo.

Anterior nota

Leovigildo. El Rey Unificador

Siguiente nota

Copa Confederaciones: Breve historia y datitos varios

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply