PrincipalZona Sportie

Mundial Brasil 1950: Y la fiesta regresó

24 de junio de 1950. A las 15:00 horas, la pelota volvió a rodar en un Mundial. El Maracanã estaba lleno, pletórico para ver a la selección local, Brasil, hacer su debut en su Copa Mundial. Al ser amplios favoritos para llevarse el título de campeón, los brasileños no tuvieron problemas en derrotar a México. Con dos goles de Ademir, uno de Baltasar y otro de Jair, golearon a su rival y confirmaron su condición como máximo candidato. Así, el Mundial volvió, 12 años después.

La Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945) terminó, dejando una estela de devastación y muerte como legado. Las Copas Mundiales de 1942 y 1946 no se disputaron, por obvias razones. El mundo, particularmente Europa, estaba buscando sanar sus heridas tras un conflicto tan brutal y sangriento. Durante todos esos años el trofeo de campeón del mundo estuvo resguardado, primero, en una caja de seguridad de un banco en Roma y, después, debajo de la cama de Ottorino Barassi, un dirigente del futbol italiano que la escondió para que no cayera en otras manos (el ejército de ocupación, por ejemplo).

También te puede interesar: Mundial de Uruguay 1930 – Y así empezó esta historia…

Claro, antes que el futbol, había otras prioridades que resolver. Así que, en el congreso de la FIFA celebrado en Luxemburgo, en julio de 1946, sólo Brasil presentó su candidatura para organizar la Copa del Mundo. Si bien el plan original era que el Mundial se realizara en 1949, la situación mundial hizo que se pospusiera hasta 1950.

La decisión resultaría ser la mejor. Brasil era el campeón reinante de Sudamérica y el interés en el futbol estaba creciendo exponencialmente por toda la nación amazónica. La FIFA tenía la confianza que Brasil organizaría un verdadero carnaval de futbol. En ese mismo congreso de 1946, se le dio el nombre de Jules Rimet al trofeo de campeón, en honor al presidente de la FIFA e impulsor de la Copa del Mundo, que cumplía 25 años en su cargo.

También te puede interesar: Mundial de Italia 1934 – La Italia del “Duce”

Los organizadores tenían como gran proyecto edificar en Río de Janeiro un templo al futbol. Así que, en 1948, en el barrio de Maracanã y con una importante inversión económica, se comenzó la construcción de un estadio gigantesco, de forma circular, con espacio para 180,000 espectadores. Durante 22 meses, más de 2,000 obreros trabajaron El escenario ideal para consagrar al futbol brasileño. La prensa llamaría al Maracanã “la octava maravilla del mundo” o “el altar del triunfo de los dioses del fútbol.”

La fase de eliminación para el Mundial tuvo la participación de los países británicos: Escocia e Inglaterra. Los insulares habían declinado las invitaciones para participar en los mundiales de 1930, 1934 y 1938, así que hacían su debut en esta competencia. Inglaterra obtuvo su boleto. Escocia decidió no participar.

También te puede interesar: Mundial de Francia 1938 – Entre salvar goles o vidas

Por su parte, los equipos de Europa del Este: Unión Soviética, Polonia, Checoslovaquia, Rumanía y Hungría (el bloque socialista), declinaron participar, así como Austria. Aún no se recuperaban de los estragos causados por la guerra. La invitación de Austria pasó a manos de Turquía.

Alemania y Japón fueron desafiliados por motivos extradeportivos. Por su parte, Argentina, Perú, Ecuador, Bélgica, Bulgaria, Filipinas, Escocia, Francia, Portugal, Turquía y Birmania terminaron por no participar tampoco , ya fuera por motivos políticos, económicos o porque renunciaron una vez jugada la eliminatoria.

Caso curioso el de India. Después que otros tres quipos asiáticos rechazaron la invitación, India la aceptó. Ya en el sorteo que se realizó en mayo de 1950 en Río de Janeiro, India sacó la bola número 6 y quedó en el Grupo C con Italia, Suecia y Paraguay. Allí fue cuando la All Indian Football Federation, entidad que dirige el juego en India, decidió abandonar el torneo.

Cuenta la leyenda que la razón fue porque sus jugadores estaban acostumbrados a jugar sin botines, o sea, descalzos, y la FIFA presionó para que usaran calzado. Como no estaban dispuestos a ceder, prefirieron renunciar a participar. Aunque es posible que la razón haya sido que un viaje hasta Brasil requería una logística y gasto importantes, por lo que decidieron que el evento no lo valía y era mejor no ir.

Selección de la India

Mientras tanto, Uruguay volvía después de 1930. Italia, la campeona defensora, se encontraba debilitada, no sólo por las consecuencias de la guerra, sino por la terrible tragedia aérea de Superga, en Turín. El avión en el que viajaba el Torino, la base de la squadra azurra, se estrelló contra la torre de una iglesia, cuando volvían de jugar un amistoso en Portugal. Murieron 31 personas, entre ellas, Valentino Mazzola, la insignia de este equipo, por lo que pensar en el tricampeonato era una quimera.

También te puede interesar: Il Grande Torino y The Busby Babes: dos tragedias, dos distintos destinos.

El formato de competencia iba consistir en una fase de grupos. 16 selecciones divididas en 4 grupos (o bloques) de cuatro. Los primeros lugares calificarían a una fase más de grupos, en la que se enfrentaría todos contra todos para así determinar al ganador (el que obtuviera más puntos sería proclamado campeón). Sin embargo, entre tantas declinaciones y renuncias, al final sólo 13 equipos tomarían parte de la justa:

A

B C D

Brasil

Inglaterra

Suecia

Uruguay

México

Chile

Italia

Bolivia

Suiza

Estados Unidos

Paraguay

 
Yugoslavia España

 

 

 

Brasil dominó su grupo. Su debut ante México dejó claro que eran los favoritos, y si bien empataron con Suiza (2-2), el triunfo ante Yugoslavia (2-0) selló su pase a la siguiente ronda.

Brasil 1950

En el grupo B se dio una de las grandes sorpresas en la historia de las Copas Mundiales. Inglaterra llegó con etiqueta de favorito. Así que el 29 de junio, cuando se enfrentaron a Estados Unidos, nadie previó el resultado. Los norteamericanos, con un gol de Joe Larry Gaetjens, nacido en Nueva York, con ascendencia haitiana, vencieron a los ingleses. Resultado que a la postre terminaría por eliminar a los británicos, que también perdieron por idéntico marcador con España (gol de Telmo Zarra). Un fracaso rotundo. España ganó ese grupo al vencer a todos sus oponentes.

El grupo más interesante fue el C. Italia, la campeona del mundo fue eliminada por Suecia, la campeona olímpica. Los nórdicos ganaron el grupo, tras derrotar 3-2 a los italianos y avanzaron a la siguiente fase.

Por su parte, Uruguay sólo tuvo que aplastar a Bolivia (8-0) para acceder a la ronda final.

Así, el grupo (o bloque) final lo conformaron Brasil, Suecia, España y Uruguay. Los partidos se jugaron a la misma hora para evitar así suspicacias. Si había alguna duda que Brasil era el amplio favorito, ésta fue borrada tras las dos victorias contundentes ante España y Suecia. A los ibéricos los derrotaron 6 a 1 y a los vikingos 7 a 1. Por su parte, Uruguay empató con España (2-2) y derrotó a los suecos 3 a 2. De esa manera, el partido entre los locales y los campeones de 1930 sería el que definiría al próximo campeón.

En ese partido se daría una de las mayores sorpresas de la historia, no sólo de los mundiales, sino del futbol. Del gozo de la inauguración, el Maracanã pasó al dolor de la derrota.

Y es por esa razón que ese encuentro merece un artículo propio, en el que describiremos con detalles lo que fue el partido que pasó a la historia como el Maracanazo.

 

Datos curiosos:

-Al sufrir la pérdida de varios jugadores de su selección en accidente aéreo, la selección italiana decidió viajar en barco. Los entrenamientos los hacían en cubierta. Como no podía ser de otra manera, al poco tiempo se quedaron sin balones.

-Esta Copa Mundial introdujo, por primera vez, las camisetas numeradas.

-Ademir fue el máximo anotador (9 goles)

-En el último partido del grupo 1 entre Suiza y México, se dio un hecho sin precedentes. Ambos equipos jugaban de color rojo y era el único uniforme que tenían. Así que hubo una reunión con la Confederación de Futbol de Brasil para realizar un volado, el cual ganó México, por lo que parecía que usarían ellos su uniforme. Sin embargo, eligieron usar otro uniforme para que los suizos jugaran con su camiseta. Así, México tomó prestadas las camisetas del Cruzeiro, que era de rayas blancas y azules.

-Hubo una asistencia de 1.337.000 aficionados a los estadios.

-Este ha sido el único Mundial que no tuvo una final, a pesar que el partido final tuvo el carácter de una final.

 

 

South Park – Temporada 21, Episodio 5 – Stan y su abuelo - Pandemonium.com.mx
Anterior nota

South Park – Temporada 21, Episodio 5 – Figuritas Hummel y Heroina

Siguiente nota

Final del Mundial de Brasil 1950: El Maracanazo

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply