PrincipalZona Sportie

La noche de los 14 goles – Festival goleador en Champions.

Dos partidos, catorce goles. 8 en Manchester. 6 en Leverkusen. Un verdadero espectáculo para los seguidores de la mejor competición continental de clubes del planeta.

El festín iniciaría en Bay Arena. El Atlético de Madrid visitaba al Bayer Leverkusen. Los de Simeone tienen cuentas pendientes en esta competición, por lo que salieron a la cancha dispuestos a imponerse a un cuadro local de andar muy irregular en su liga. Los visitantes, tras un par de avisos, se adelantaría gracias a un golazo de Saúl. Acarreó el balón, recortó defensas y, sin mirar a puerta, disparó para anotar el primero de su equipo.

En el Etihad Stadium, casa del Manchester City, los citizens recibían la visita del Mónaco. Los del principado poseen una delantera letal, encabezados por un Falcao renovado. Por su parte, el equipo celeste sigue sin encontrarse del todo en el e estilo que quiere imprimir Guardiola en este equipo. Así que a nadie extrañó que el partido fuera un ida y vuelta vertiginoso y de mucha llegada. El City pegó primero. Sane, quien parece ya logró adaptarse a su nuevo equipo, habilitó a Sterling para que pusiera en ventaja a los locales.

 

En Alemania, el Atlético aprovecharía la noche nefasta de Dragovic, uno de los centrales del Leverkusen, para hacer el segundo. Tras un saque de esquina, Saúl despeja el balón a cualquier parte Gameiro aprovechó el espantoso rebanón del defensa austriaco para hacerse de la pelota y dejarle el balón servido a Griezmann para que hiciera el segundo. El Leverkusen era impotente, inoperante, y pudo irse perdiendo por más goles al medio tiempo.

Sin embargo, a acción y la emoción estaban en Manchester. El Mónaco, tras verse abajo, reaccionó casi inmediatamente. Aprovechando un error de Caballero, Falcao remataría a plaer para empatar el marcador. Seis minutos después, Mbappé sacó los colores a los centrales del City para darle la vuelta al marcador. El segundo tiempo auguraba más vértigo y emociones.

 

Mientras que en Manchester se avecinaba la locura, en Leverkusen el Bayer acortaba las distancias a los pocos minutos de haber arrancado la segunda mitad, gracias a un derechazo de Bellarabi.

Pero la pesadilla para la defensa local sería Gameiro. El francés estaba por todas partes, y, tras un tiro que se estrelló en el larguero, provocaría una pena máxima, que el mismo cobraría para hacer el 1 a 3.

Parecía que la eliminatoria estaba sentenciada, pero aparecieron los errores y el sufrimiento para los colchoneros. Moyá rebotó un centro en la pierna de Savic para el autogol que acercaba al cuadro dirigido por Roger Schmidt.

 

Los locales se lanzaron con todo por el empate que no cayó gracias a las milagrosas acciones defensivas, sobre todo la de Savic, despejando en línea de gol el disparo de Chicharito.

Para las postrimerías del encuentro, Vrsjalko, de gran partido, centraría para que Torres hiciera el cuarto. Una distancia más justa por lo que se había visto en el desarrollo del partido. Parece que el Atlético lo deja encarrilado así para la vuelta en el Calderón.

Pero, como se mencionó previamente, la emoción estaba instalada en el Etihad. Penal a favor y Falcao listo para recuperar la ventaja para los suyos. Pero su cobro falto de potencia y colocación fue fácilmente atajado por Caballero. Punto de inflexión, porque del 1-3 se pasó al 2-2. Un terrible error de Subasic, portero del Mónaco, a un disparo fácil de Agüero daría el empate a los skyblue.

Los visitantes, sin embargo, no se rendirían y retomarían de nuevo la ventaja. Falcao, resarciéndose del su error en el penal, exhibiría una vez más a Stones y, con una preciosa vaselina, anotaría el tercero.

Y lo que pudo ser un golpe mortal para el City, fue más bien un impulso para ir por el partido.  En menos de 15 minutos lo de Pep darían vuelta al marcador. Agüero empataría de volea tras un tiro de esquina.

 

Seis minutos después llegará la voltereta. Stones, tras una noche nefasta en defensa, empujó un balón tras la peinada de Yaya Touré.

El Mónaco trataba de volverse a meter en el partido, pero el quinto llegaría. La combinación Silva-Agüero-Sané fue letal y lo que parecía una derrota dolorosísima, pasó a ser un triunfo dulcísimo. La locura y el éxtasis en el Etihad.

 

Porque así es la Champions. Porque por noches como ésta es que vale la pena ser aficionado a este hermoso deporte.

Les pertenece Israel históricamente a los judíos - Jerusalen - Pandemonium.mx
Anterior nota

¿Les pertenece Israel históricamente a los judíos?

Siguiente nota

Back to reality - Claudio Ranieri despedido por el Leicester

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply