PrincipalZona Sportie

Juventus 2 vs AS Mónaco 1: La Vecchia Signora a Cardiff

La Juventus irá a Cardiff. Tras un primer tiempo magistral y una segunda mitad de control, los bianchoneri fueron superiores a un Mónaco que intentó, pero se vio frustrado una y otra vez por la sólida defensa de los de Turín y su potencial ofensivo. La Juventus, la Vecchia Signora superó a los niños del Mónaco. Sus realidades fueron más que las promesas del cuadro monegasco, y, de la mano de Dani Alves y el talento de Dybala, los de Allegri, se instalaron en la final de la Uefa Champions League.

Leo Jardim intentó sorprender con la alineación inicial. Dejó a Fabinho en la banca, dio entrada a Mendy como extremo, Bernardo Silva por detrás de Mbappé y Falcao, Mouthinho junto a Bakayoko, y una línea defensiva de tres conformada por Jemerson, Glick y Raggi. El Mónaco cambió el parado y buscó así desconcertar al equipo de Allegri, el cual fue casi el mismo de la ida: 3 atrás, dos carrileros, un doble pivote, Mandzukic de extremo por izquierda Dybala libre por detrás de Higuaín, con el ingreso de Khedira por Marchisio.

Durante los primeros minutos, el Mónaco presionó arriba, con Bernardo Silva cerrando las líneas de pase por dentro, buscando la velocidad de Mbappé y el remate de Falcao. Subía Mendy, subía Sibidé. Tuvieron un remate al palo en posición ilegal de Mbappé. Pero la defensa de la Juventus no permitió más remates. Cerraba Chiellini, cerraba Barzagli, cerraba Bonucci. Cuando no alcanzaban a llegar, estuvo Gigi Buffon, aunque menos exigido que en la ida. Khedira tuvo que salir del partido por una lesión, y en su lugar ingresó Marchisio. El mismo 11 de la ida se repetía en la vuelta.

Pero las aguas se calmaron para los locales. Después de abusar del pelotazo al frente, Dyabla se hizo de la pelota, y más que delantero, parecía un mediocampista más, entendiendo los tiempos y ritmos del partido. Sabía cuándo y a quien habilitar. Sabía cuándo retenerla. Sabía cuándo driblar. Siempre supo que tenía que hacer. Se le sumaron Pjanic y Marchisio. Alex Sandro y Dani Alves encontraron espacios que dejaba la falta de coordinación de los centrales y la poca cobertura del doble pivote, de no ser por Subasic, el gol hubiera caído antes.

A la media hora esa resistencia monegasca terminó. Buffon salió de manos para Alex Sandro. El brasileño encontró a Dybala, quien a su vez vio libre a Dani Alves. Su centro encontró a Manzukic, quien de primeras se encontró otra vez a Subasic, sin embargo, el rebote le quedó a modo para fusilar en el contrarremate.

Tras el gol, la Juventus llegaba constantemente. Subasic era exigido en cada lance. El Mónaco asomó un poco la cabeza, pero otra vez, Chiellini llegó a tiempo para evitar el remate de Mbappé. Enorme el central italiano que, como Bonucci en la ida, anuló completamente a Falcao.

El boleto a la final lo terminó de certificar Dani Alves. Un cobro de centro de esquina es despejado por Subasic con los puños; el balón le quedó a Dani Alves, quien remató sin dejar que la pelota cayera. Subasic se estiró cuan largo es, pero era un tiro inatajable. Golazo y a Cardiff.

El resto del partido fue de control para la Juventus. El inicio del segundo tiempo siguió siendo una pesadilla para los les rouges et blancs. Pero Allegri decidió cuidar a la joya, a Dybala, y dio entrada a Cuadrado por el argentino, coincidiendo con el ingreso de Fabinho por Mendy. El Mónaco ganó así terreno y control de la pelota. Llegaron con más peligro y con más frecuencia, pero Gigi Buffon apareció con otra atajada de reflejos. La Juventus no permitía segundas jugadas.

Sin embargo, tras 689 minutos sin recibir gol, Moutinho metió un diagonal retrasada par que Mbappé fusilará a Buffon. Pero fue un gol estéril.

El Mónaco, ya más pendiente en no recibir una goleada, comenzaron a ensuciar el partido. Glik marcó sus tachones en el muslo de Higuaín. Manduzik, temperamental, tuvo un encontronazo en su área con Fabinho, quien exageró la caída.

Tras esos amagos de un juego más violento, la Juventus entendió que no tenía que dejarse llevar y se dedicó a administrar sus esfuerzos hasta que el reloj se agotara.

Dos años después, la Juventus vuelve a la final. Con su defensa que parece inexpugnable y su ataque temible, se plantan en la final en busca del título que le falta a su legendario portero. El título que el futbol le debe a Buffon. Y en Cardiff, los bianchoneri buscarán completar el palmarés de su portero y aumentar el del legendario club.

Mitología Egipcia - Dios Horus - Pandemonium.com.mx
Anterior nota

Mitología Egipcia: El Dios Horus

Mitología Egipcia - Seth - Pandemonium.com.mx
Siguiente nota

Mitología Egipcia: El Dios Seth

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply