Zona Sportie

Il Grande Torino y The Busby Babes: Dos tragedias, dos distintos destinos.

 

Al pensar en el Torino F.C. y en el Manchester United, parece que no hay manera de encontrar puntos en común. Los ingleses son el gran equipo de la Premier League y un gigante del futbol Mundial, mientras que los italianos llevan décadas oscilando entre la Serie A y la Serie B, incluso desapareciendo y refundándose en el proceso.

Entonces, ¿qué comparten estos equipos, además de ser clubes de futbol? La respuesta es: una tragedia. Una tragedia cuyo desenlace marcó el futuro de lo que serían estos equipos en la actualidad.

Para muchos será difícil de creer que el Torino haya sido alguna vez el equipo más grande de Italia. Sin embargo, una vez terminada Segunda Guerra Mundial, se erigieron como el equipo más dominante del Calcio, capitaneados por el Valentino Mazzola. El estilo de juego de los turineses era innovador y ofensivo. Para muchos, son los verdaderos próceres -o al menos una inspiración– del futbol total.

Pero Il Grande Torino era más que un equipo de futbol. Representaban la redención de toda Italia tras los horrores del fascismo y los estragos de la Guerra. Del 11 titular de la Italia de la época, sólo el portero no era jugador del Torino (curiosamente era del rival clásico, la Juventus). El resto eran jugadores granata. El impacto de este equipo en el futbol italiano era total y fundamental para sus aspiraciones en la Copa Mundial que se celebraría en Brasil en 1950.

Corrrían los primeros días de mayo de 1949, y en vías de obtener su quinto scudetto, il Toro viaja a Lisboa para jugar un partido amistoso contra el Benfica, para celebrar la carrera de Francisco Ferreira, un buen amigo de Mazzola. Curioso es saber que, de haber perdido el partido contra el Inter, el equipo no habría realizado el viaje. Sin embargo, el empate ante los neroazzurri sellaría el destino del equipo.

El 4 de mayo, un día gris y nublado, el equipo emprendió el regreso a Turín. A las 17:03 el avión se preparaba para aterrizar… y entonces se estrellaría en el terraplén de la Basílica de la colina de Superga. Nadie a bordo se salvaría. Il Grande Torino había sido derrotado por un rival que no estaba en las canchas de futbol. Derrota que dejaría una herida psicológica tan profunda, que aun parece pesar como aquellas pesadas nubes que desconcertaron al piloto lo suficiente como para que no pudiera reaccionar ante el inminente impacto.

El caso del Manchester United es similar. Matt Busby tomó un equipo de pasó irregular en la década de los 30’s y 40’s y lo transformó en un club ganador y dominante, apostando por un grupo de futbolistas surgidos de la Academia del equipo. Tal era su juventud, que serían conocidos como Babes. El éxito doméstico se consiguió casi de inmediato, pero Busby tenía las miras puestas en la recién creada Copa de Europa. El objetivo era dominar Europa.

Para la temporada 1957 / 1958, el United era el campeón vigente y lucían como favoritos para llevarse la Copa de Europa. Tras vencer a Shamrock Rovers y el Dukla Praha, el rival para los cuartos de final sería el Estrella Roja de Belgrado. Tras empatar a 3 en el partido de vuelta (habiendo vencido 2-1 en Old Trafford), el equipo volvía a Manchester con premura -dado que no querían desajustar su calendario en la liga-, haciendo escala en Múnich para recargar combustible.

El 6 de febrero era un día nevado y frío en Múnich. Tras dos intentos de despegue fracasados, los pilotos lograron que el avión alzara vuelo al tercero. Pero el avión comenzaría a perder altura y se estrellaría a unos kilómetros de la pista de despegue, hacia una reja e impactaría en una casa que estaba cerca.

El resultado del choque sería de 8 jugadores muertos y un Matt Busby deprimido y con sentimientos de culpa. Tras la tragdia, el equipo sólo ganaría un partido de Liga esa temporada, perdería la final de la FA Cup y serían eliminados en semifinales del a Copa de Europa por el Milán. Parecía que el destino del United sería como el del Torino, pero Busby logró construir una nueva generación de Busby Babes (entre ellos Bobby Charlton, George Best y Dennis Law) y, 10 años después lograr la tan ansiada Copa de Europa.

Al Manchester United y al Torino FC los une la tragedia, pero los separan las consecuencias. Mientras que para Il Toro el avionazo de Superga implicó el final forzado de una era gloriosa y un golpe del que no se han logrado recuperar, para los Red Devils, el desastre aéreo de Múnich ha sido la motivación e inspiración para cumplir un objetivo y convertiste en un equipo de clase mundial.

Lo que es claro, es que ambos equipos, tanto Il Grande Torino, como The Busby Babes son ya leyendas del futbol mundial y su recuerdo nunca será olvidado. Eso, también es algo que comparten tanto el Manchester como el Torino.

Dragon Ball Super comienza una nueva saga
Anterior nota

Dragon Ball Super comienza una nueva saga

Siguiente nota

Las Aventuras de Fly

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply