PrincipalZona Sportie

Groundhog Day: El Arsenal y la pesadilla de los octavos de final de Champions

Nada ha cambiado en el Arsenal desde la temporada 2010/2011. Partido de ida en el que se ven totalmente superados y que les deja la eliminatoria cuesta arriba. Por enésima vez, Wegner demuestra que su proyecto está más que caduco y que es difícil que el Arsenal pueda trascender mientras el francés sigue perpetuándose en el banquillo.

Por su parte, Ancelotti, cuestionado por los altibajos en la Bundesliga -aunque tiene al Bayern de líder-, sigue siendo uno de los mejores técnicos del mundo en series de eliminación directa. No por nada tiene el mismo número de Ligas y  Champions ganadas.

El Bayern, por su parte, fue una aplanadora. Controló el partido desde el inicio, haciéndose del control de la pelota y ganando todos los rebotes. No tardarían en hacer patente en el marcador esa superioridad. Arjen Robben haría su jugada característica -desborde desde la derecha hacia el centro y remate con la zurda- para vencer a Ospina y hacer el primero.

Sin embargo, al minuto 30, el Arsenal aprovecharía un penal cometido por Lewandowski para empatar el marcador. Neuer atajaría el cobro de Alexis Sánchez, pero al segundo contrarremate enviaría la pelota al fondo. Daba la impresión que los Gunners tenían un escenario de partido conveniente a sus intereses con miras al partido en Londres.

Pero para el segundo tiempo el Bayern decidió convertir el partido en un monólogo rojo. Apenas a los 8 minutos de la continuación, Lewandowski remataría de cabeza un preciso centro de Lahm. Tres minutos después, sería el polaco el que daría una exquisita asistencia a Thiago para que hiciera el tercero. En menos de quince minutos el Arsenal estaba contra las cuerdas.

Die Roten querían más y fueron por más. Aprovechando la fragilidad mental de los Gunners, acentuada por la lesión de Koscielny. La defensa hacía aguas, el Bayern llegaba por todas partes, y en un rebote de tiro de esquina, Thiago -quien por fin encuentra su lugar en este equipo- haría el cuarto.

El Arsenal no lograba parar la sangría. Özil, como todo este 2017, no apareció. Alexis no era suficiente y en la banca ni en el banquillo, hubo alguna solución (Giroud e Iwobi intrascendentes) para siquiera buscar un gol que pudiera darles algo de vida en la eliminatoria.

Aún hubo tiempo para más. Müller, quien ha perdido protagonismo esta temporada, ingresó de cambio y aprovechó robo de balón de Kimmich para hacer el quinto. Eliminatoria liquidada.

Porque si bien algunos ven al Barça con posibilidades mínimas de remontar por la calidad de jugadores con los que cuenta, al Arsenal no se les da el mismo beneficio, dado que se han cansado de probar que no tienen los fueros ni los arrestos, ni mentales ni futbolísticos, para dar vuelta a una eliminatoria. Porque los Gunners de Wegner llevan años probando que la pólvora se les empapa en los momentos más críticos.

 

Anterior nota

El blanco es más que el celeste: Madrid con paso firme hacia cuartos

One Piece 856 - 0 - Pandemonium.mx
Siguiente nota

Review de One Piece manga 856

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply