PrincipalZona Sportie

Fútbol: Breve historia

“El hombre sólo juega cuando es libre en el pleno sentido de la palabra y sólo es plenamente hombre cuando juega” F. Schiller

Johan Huizinga, historiador y teórico holandés, nos dice que el ser humano es homo ludens, ya que el juego es primordial en su desarrollo y en el de la cultura. Es decir, el juego está íntimamente ligado a la cultura y es su fundamento. Es por eso que, dependiendo de la cultura, se prefiere un juego por sobre otro. Y son los valores de esa cultura los que determinan el juego. Es decir, ambos van ligados y de la mano, por lo que el juego es la raíz de la cultura.

Lo anterior nos sirve para entender que el juego fue evolucionando conforme fueron evolucionando las culturas y las civilizaciones, transformándose según los valores de la sociedad, hasta llegar a lo que hoy en día conocemos como deportes profesionales y organizados. El fútbol no está ajeno a ese proceso y aquí haremos un resumen de cómo fueron los orígenes y antecedentes del deporte que apasiona a miles de millones de personas en el mundo.

Como mencionamos, el juego es parte de la cultura y las culturas antiguas tenían una relación particular con los astros, los elementos y la naturaleza. Por lo tanto, la pelota se creó con una connotación religiosa y ritual. Al rastrear sus orígenes, nos encontramos que el antecedente más antiguo lo encontramos en las Tumba de Beni Hassan, en Mynia, Egipto. En las excavaciones han aparecido pelotas elaboradas a base de palma, paja, papiro, vísceras de animales y rellenas de cuero. El uso de la pelota era lúdico y para hacer ejercicio, como se aprecia en los frescos que se han descubierto. Podemos apreciar a jóvenes lanzando la pelota, pateándola y pasándola de unas a otras. Este sería uno de los antecedentes primigenios del fútbol, en el año 2,000 a.C.

También encontramos un antecedente en China con el Cuju o Ts’u Chu. No está del todo claro cuando fue que apareció (se podría remontar a 5,000 años en el pasado) pero se popularizó durante el siglo III a. C., cuando dejó de ser un ejercicio de entrenamiento para militares y sé convirtió en un juego de la corte imperial. Se usaba para que el emperador entretuviera a los ministros extranjeros que visitaban su corte.

El Cuju consistía en intentar meter la pelota dentro de unos arcos pintados en el área de juego, que podían ser jardines de mansiones o en el mismo palacio imperial. Podían utilizar cualquier parte del cuerpo para tocar la pelota, menos las manos. Era un deporte para las élites de la sociedad china pero también participaban civiles que buscaban obtener ingreso a través de su práctica.

Durante su evolución, dejó de ser relevante la anotación de goles y se convirtió más importante el desarrollo de habilidades físicas. Se llegó a poner un poste de tres metros con una canasta para que ahí se buscara introducir la pelota. Si no se ejecutaba bien un paso o algún movimiento, se perdían puntos y ganaba el que menos puntos hubiera perdido.

¿Recuerdan que dijimos que el juego y la cultura van de la mano de los valores de una sociedad? Si hay una sociedad parecida a la China, podría ser la japonesa, por lo que no es de extrañar que los nipones hayan adoptado el Cuju, alrededor del siglo VII d.C., para su práctica. Lo llamaron Kemari y la idea principal es que la pelota permanezca en el aire, usando todas las partes del cuerpo menos las manos. Su fin es mejorar las habilidades y el estado físico. No hay ganadores ni perdedores. La pelota se conoce como mari y los jugadores se denominan mariashi.

En América también hubo juego de pelota. Los mesoamericanos practicaron el tlachitl como se conoció en náhuatl o el pok-ta-pok en maya. Hay registros que datan del año 1,400 a.C. Se utilizaba una pelota de hule que era golpeada con los codos, caderas y glúteos para que ésta pasar por unos aros colocados en el área de juego, aunque se otorgaban puntos si la pelota tocaba el aro, aunque no entrara. Los equipos se conformaban por 5 jugadores y su práctica tenía fines rituales de tributo o para resolver alguna disputa territorial, comercial que giraban en torno a la competencia. No hay claridad si los perdedores o los ganadores eran los sacrificados, pero la carga simbólica era altísima, ya que los sacrificios eran para honrar a sus dioses

Sin embargo, es importante entender que si bien estos antecedentes nos hablan de que el ser humano ha utilizados las pelotas como juego desde hace milenos, es probable que los antecedentes más directos del fútbol provengan de la propia Europa, por el hecho que su geografía facilita el fenómeno de la difusión cultural. Es decir, la expansión de una idea o un rasgo cultura hacia nuevas regiones, ya sea por adopción o imitación.

 

En el caso de Europa, el antecedente lo encontramos en la Grecia Antigua, en el que se practicaba un deporte con una pelota hecha de vísceras de buey llamado Episkyros. Era en equipo de entre 12 y 14 jugadores. El uso de las manos era permitido y consistía en lanzar la pelota por encima de los jugadores del otro equipo hasta llegar a una línea blanca detrás del rival. Una línea divisoria, llamada skuros separaba a los equipos, cuyos miembros se iban pasando la pelota hasta que llegaba a un miembro que estaba en la skuros y tenía que lograr hacerla llegar al otro lado. Era un deporte agresivo y violento porque los equipos luchaban por hacerse de la posesión de la pelota.

Este deporte fue adoptado por los romanos, que lo llamaron Harpastum, y servía como entrenamiento militar. Consistía en dos equipos de entre 5 y 12 jugadores que tenían que pasar la pelota del lado de la línea de gol del rival. Se valía cualquier medio para lograr este objetivo, por lo que era un deporte sumamente violento. Incluso mortal.

Tras la caída del imperio, el Harpastum derivó en el Calcio Storico (suena familiar, ¿uh?). Nace en Florencia en el siglo XVI. Era practicado por los aristócratas en la noche previa al inicio de la Cuaresma. Consta (porque se sigue practicando) de dos equipos de 32 jugadores que buscan llevar la pelota a una red del lado contrario. Es sumamente violento y solía llevarse a cabo en plazas dónde se presentaban representantes de diferentes pueblos portando una vestimenta del mismo color para ser identificados.

El Harpastum no sólo se quedó en la península itálica, sino que llegó a la Gran Bretaña en el siglo I d.C. y es en la Edad Media aparecen los primeros registros del fútbol como lo conocemos hoy en día. En el siglo IX ya existían recuentos del pilae ludus o juego de pelota. No obstante, es con la aparición de la soule en en siglo XII que encontramos un antecedente más directo y documentado Servía para resolver conflictos sociales y de interés religioso. Consiste en dos poblaciones enfrentadas cuya misión es llevar una pelota a la parroquia o iglesia del rival. Se podían o no usar palos y el área de juego eran los límites geográficos entre ambas parroquias. La gente del pueblo salía a animar a sus jugadores y como no había reglas ni prohibiciones, el juego podía durar días enteros. Su origen, como lo indica su nombre, es francés, pero gracias a la conquista de Guillermo I pasó a la isla británica.

En Inglaterra, la soule derivó en lo que se conoció como mob football, o fútbol de carnaval. Si bien el término football había hecho su aparición en el siglo XII en un sermón en que se prohibía su práctica. En sí, los primeros antecedentes sobre el futbol como tal nos llegan gracias a las prohibiciones de los juegos que provenían de la soule.

Entre esos juegos prohibidos estaba fútbol de carnaval, cuya práctica no era bien vista por las clases dominantes por su violencia. Contaba con un código, pero las reglas eran mínimas. Se llevaba a cabo antes de la Pascua, en el Martes de Carnaval (de ahí su nombre) o Shrove Tuesday y buscaba la cohesión de la población y la construcción de una identidad. Como lo indica su nombre, se usaban los pies. La meta era golpear la rueda de un molino incrustada en muros de piedra, situada a casi 5 kilómetros de distancia. La pelota era pesada y voluminosa, por lo que se requería de apoyo y colaboración entre los miembros del equipo. Se desarrollaba entre pueblos rivales y se repartían leña con gusto, aunque no trascendía más allá de las fracturas.

No fue sino hasta el siglo XVI cuando apreció Richard Mulcaster, director de la Merchant Taylors’ School, y que es conocido como el gran abogado del fútbol del siglo XVI, que el fútbol tuvo otra recepción social. En la escuela, Mulcaster introdujo una serie de ideas novedosas, entre ellas la inclusión de la educación física en la formación escolar. Fue el primero al que se le reconoce el uso del término footeball, que habló de partidos de fútbol organizados, de sus beneficios para la salud y de los valores educativos del mismo. También diferenció entre hanball y armball para que sólo se usaran los pies. Asimismo, fue el primero en usar conceptos como juez o árbitro, entrenador, posiciones en el campo y eliminar el concepto de violencia para volverlo apto para los chicos.

Fue a partir de Mulcaster que el fútbol pasó a ser regulado, institucionalizado y pasó a ser parte de una tradición que se extendió a otros colegios. Dejó de ser un deporte meramente del pueblo para pasar a formar parte de las clases altas. Ya en el siglo XIX, profesores y antiguos alumnos de los diversos colegios empezaron a redactar reglas más formales, conocidas como códigos, para que se utilizaran en los partidos entre escuelas. La aristocracia lo adoptó para buscar darle un orden. El primer código es el del Eton College que data de 1815

Ya para 1830 aparecen los primeros documentos en lo que se habla de un juego más organizado, con la existencia de equipo formales, con uniformes y escudos. Y no sólo eran equipos de colegios o universidades, sino también equipos de fábricas creados por los exalumnos que buscaban seguir practicando el deporte.

A mediados del siglo XIX se empieza a buscar una estandarización de los diversos códigos con el que se jugaba en las escuelas públicas de Inglaterra. En 1848, gracias a la iniciativa de Henry de WInton y John Charles Thring, se convocó a representantes de los colegios de Eton, Harrow, Rugby, Winchester y Shrewsbury para reunirse en el Trinity College de Cambridge y redactar un código único de reglas, fundando a la vez el University Football Club. En este código, conocido como las Reglas de Cambridge, se contemplan diversos aspectos del juego. Sin embargo, la copia que existe data de 1856 , que se encuentra en la Shrewsbury School y dice así:

 

1º Este club se denominará University Football Club.

2º El comienzo del juego se realizará desde el centro del terreno de juego. Tras cada gol se procederá a realizar idéntica puesta en juego.

3º Después de cada gol, el bando perdedor reiniciará el juego tras cambiar de campo los contendientes, a menos que un acuerdo previo diga lo contrario.

4º Se considerará que el balón está fuera del juego cuando abandone el terreno de juego por las líneas que delimitan las banderas colocadas a ambos lados del terreno de juego, en cuyo caso será lanzado dentro del mismo.

5º La pelota está fuera cuando se ha superado el objetivo a ambos lados de este.

6º Cuando la pelota supera el objetivo por fuera de él se reanudará donde la pelota tocó suelo, no más de diez pasos hacia el interior, y será puesto en juego.

7º El objetivo es que la pelota sea pateada a través de los postes y la cadena.

8º Cuando un jugador toma directamente un balón de los pies, puede patearlo sin correr con él en las manos. En ningún otro caso se podrá tocar el balón con las manos, salvo para detenerlo.

9º Si la pelota es pasada a un jugador y viene desde la dirección de su propia meta, este jugador no podrá tocar la pelota a menos que haya tres jugadores contrarios delante de la meta contraria.

10º En ningún caso se podrá mantener a un jugador sujetándole con las manos o zancadilleándole. Cualquier jugador puede impedir llegar al balón al contrario por cualquier medio compatible con las reglas anteriores.

11º Cada partido se decidirá por mayoría de objetivos conseguidos.

Estos esfuerzos contribuyeron a la formación de la Football Association (FA) en 1863, que se reunió por primera vez el 26 de octubre de 1863 en la Taberna de Freemason situada en la Great Queen Street de Londres. Ese fue el lugar en el que se celebraron cinco reuniones más entre octubre y diciembre, cuyo resultado fue el primer conjunto de reglas completas. En la reunión final, el primer tesorero de la asociación, representante del Blackheath, decidió retirar su equipo de la FA, ya que decidieron no incluir dos reglas: permitir correr con el balón en las manos y la obstrucción de la carrera del oponente, golpeándolo en las espinillas y agarrándole. Está decisión la compartieron clubes de rugby ingleses, que terminaron por unirse a la The Rugby Football Union (RFU) creada en 1871.

Reglas Originales de 1863

Los once clubes restantes, a cargo de Ebenezer Cobb Morley, ratificaron las trece reglas originales del juego, dando así origen a la primera federación de fútbol. Aunque hubo casos como el del Sheffield FA, que jugó con sus propias reglas hasta 1870. Aunque su código, la Reglas de Sheffield, después aportaron para el reglamento actual: el travesaño de material sólido para unir los postes verticales de la portería, la introducción de los saques de esquina, los tiros libres tras recibir una falta, los saques de banda, el sudo de iluminación artificial para partidos nocturnos y los sistemas de desempate, incluida la noción de prórroga y el gol de oro. Sin embargo, no hubo un consenso con respecto al reglamento hasta que en 1886 se creó la International Football Association Board (IFAB) y finalmente se puso punto final a las diferencias.

La competición de fútbol más antigua del mundo es la FA Cup, que fue fundada por C.W. Alcock, secretario de la FA y delantero del Wanderers Football Club, en 1871, siendo el Wandereres el primer campeón. En cuanto al fútbol internacional, el primer partido tuvo lugar en Glasgow, en 1872 entre Escocia e Inglaterra, y fue también C.W. Alcock el promotor de dicho encuentro, que terminó en un empate a 0.

La primera liga de fútbol del mundo, como era de esperarse, también se organizó en Inglaterra y fue fundada en 1888 por el director del Aston Villa, William McGregor. El formato original de la liga contenía 12 clubes del centro y del norte de Inglaterra. El primer campeón fue el Preston North End, invicto con tan sólo cuatro empates.

¿Recuerdan lo que les comentábamos sobre la difusión? Pues de nuevo entra en juego para explicar por qué el fútbol se fue extendiendo por el resto de los países europeos y del resto del orbe. Gracias a los soldados, marineros, funcionarios de las colonias, empresarios, maestros, la práctica fue llegando a diferentes partes de Europa y del Mundo. En 1889, Dinamarca y Países Bajos formaron sus asociaciones. En Austria, la gran colonia de ingleses inició el fútbol, y fue ahí donde Hugo Meisl creó la Copa Mitropa, que fue el primer gran evento internacional de clubes.

A finales del siglo XX, el deporte se había comenzado a arraigar y su expansión se había vuelto ya trasatlántica, con presencia del balompié en todo el continente americano. En los casos de Asia, África y Oceanía, ha sido un proceso más lento.

Sin embargo, el gran detonante de la universalización del fútbol está en la creación de La Fédération Internationale de Football Association, mejor conocida como FIFA. El crecimiento acelerado de fútbol tanto en popularidad como en competencia internacional, hicieron necesario que se creará un organismo regulador que trascendiera Inglaterra. Así, Bélgica, Dinamarca, España (representada por el Real Madrid porque no fue hasta 1913 que se creó la Federación Española de Fútbol), Francia, Holanda, Suecia y Suiza se reunieron y el 21 de mayo de 1904 se fundó la FIFA. En 1905 se unió Inglaterra, en 1910 Escocia y Gales, Irlanda del Norte lo hizo en 1911.

En 1908, la FIFA organizó el torneo de fútbol para los Juegos Olímpicos de Londres en 1908, siendo un éxito rotundo. Sin embargo, la Primera Guerra Mundial detuvo un poco el impulso, pero cuando el Comité Olímpico aceptó que el torneo se realizaría de acuerdo a las Regulaciones de FIFA, y, por lo tanto, sería reconocido como un campeonato mundial. Idea que se quedaría en la mente de FIFA y que logró hacer realidad en 1930, gracias al impulso de Jules Rimet, siendo el Mundial lo que terminó por globalizar el fútbol y volverlo el deporte más popular del mundo.

Como podemos ver, fue un largo proceso, desde el invento de la pelota hasta las Reglas de Cambridge. Sin todo ese camino, condicionado por el tiempo y los valores de las sociedades que fueron aportando añadidos culturales que terminaron por entregarnos un deporte que ha despertado pasiones por más de 150 años, probablemente ahora no estaríamos tan inmersos en algo que se ha convertido en un modo de vida para miles de millones de personas.

¿Qué hubiera sido del homo ludens sin el fútbol? Es mejor ni siquiera imaginarlo, porque pocas cosas igualan a: “Comienzan 90 minutos del deporte más hermoso del mundo.”

Anterior nota

Final Mundial Inglaterra 1966: gol fantasma

Siguiente nota

Mitología Sumeria: El dios Gibil (Gerra)

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.