PrincipalZona Sportie

Final Fantasy IV: El revolucionario

Final Fantasy IV o Final Fantasy II (cómo lo conocimos hace ya casi 30 años… ouch), fue la primera entrega de la franquicia para el Super Nintendo, y esta nueva consola le brindo a Squaresoft la oportunidad de contarnos, y desarrollar, una historia más ambiciosa, gracias a su sistema de juego revolucionario para 1991– y sus personajes, que, aunque caen en ciertos clichés , crecen y evolucionan

FF VI: ¿El mejor de todos?

Como se mencionó, este juego fue el segundo Final Fantasy que llegó a este lado del charco. Muchos pensamos que Final Fantasy del Nintendo había sido realmente la fantasía final y que no había más. Resulta que a Square America no le valía la pena invertir en los esfuerzos de traducción, por lo que prefirió que estos dos títulos fueran desconocidos por nosotros hasta su reedición a principios de este siglo. Así que es por eso que el IV nos llegó como el II.

Esta entrega, originalmente, fue pensada para ser un título de NES, sin embargo, problemas con el presupuesto y el itinerario, hicieron que se desechara lo que se tenía (el 80%) para empezar de nuevo, pero ahora pensado para la nueva consola de Nintendo: el Super Nintendo (SNES para los cuates). Hironobu Sakaguchi, el director y creador de la serie, quería que éste juego tomara lo mejor de sus predecesores, entretejiendo esos elementos con una historia más profunda, poderosa, algo novedoso para la historia de los videojuegos (en ese entonces).

FF VII: A 20 años, sigue siendo de los mejores.

Claro, no fue el primer juego que quería contar una historia ambiciosa (Phantasy Star II, por ejemplo), pero fue uno de los que mejor lo hicieron. Cuenta con momentos en los que la historia e entrelazan con escenas de batallas, creando una relación simbiótica entre narrativa y la mecánica de combate, lo que se volvería una tendencia, no sólo en Final Fantasy IV, sino también en sus descendientes.

FF VIII: En retrospectiva, no es tan bueno como parece.

Así, concibieron la historia de Cecil, un caballero oscuro y capitán de los Red Wings, la flota de aeronaves del reino de Baron, que ha desarrollado tendencias expansionistas y de dominio. Tras cuestionar las redes del rey (asesinar a toda una aldea de hechiceros), el rey le quita el comando y lo envía a otra misión genocida, lo que provoca que Cecil termine de rebelarse. Tras pasar por muchas dificultades y pruebas, Cecil renuncia a la oscuridad para abrazar la luz y convertirse en un Paladín (empezando desde el nivel 1, otro ejemplo de la simbiosis de la historia y el modo de juego).

Cecil luchando contra su oscuridad, ya como Paladín.

Durante su viaje, Cecil descubre que hay un misterioso personaje llamado Golbez, quien es el que está detrás del rey de Baron, cuyo plan es obtener todos los cristales del mundo (incluyendo los subterráneos). Golbez quiere eliminar a Cecil y éste hacer lo propio con Golbez, así que, con los aliados que va haciendo en el camino, busca detenerlo. Así, Cecil y compañía se enfrentan a muñecas danzantes, paredes gigantes y malvadas, elfos macabros y trillizas que sincronizan sus ataques. Eventualmente, van a la luna, porque resulta que Golbez no es el big bad, no. El big bad es un lunario llamado Zemus, cuyo deseo es destruir la vida en el Planeta Azul para que los lunarios puedan habitar en ella.

El odio de Zemus se rehusó a morir y se transformó en Zeromus.

La historia es buena y sólida. Tiene sus buenos giros de tuerca, (la relación de Cecil y Golbez), con escenas muy conmovedoras y momentos que perduran en la memoria.

Kain….

A pesar de que la traducción no es tan pulcra, la historia se entiende a la perfección. Pero es gracias a eso que nos brinda uno de los mejores insultos, de las mejores frases de este juego:

Justo en el kokoro.

Como se mencionó previamente, los personajes van evolucionando. Por ejemplo, nuestro protagonista, Cecil. De ser un atormentado por los actos que comete en nombre de su rey, se transforma en un héroe que lucha por proteger la vida. O Kain, nuestro dragoon, cuyo amor no correspondió lo vuelve vulnerable a la manipulación, al punto de llevarlo a la traición. Rydia, que pasa de ser una niña resentida a toda una summoner que aprende a perdonar. Incluso Rosa se vuelva más autosuficiente, rompiendo un poco con el papel de damisela en peligro.

Claro, hay personajes que se quedan estancados por uno de los artilugios de la historia: los falsos sacrificios. Yang,  Cid, Palom y Porom son un ejemplo de esto (Tellah, por ptra parte….). Esto evita que veamos un crecimiento en estos personajes. Sobre todo, Edward, quien, sin duda, es el más exasperante de todos con su comando Hide ugh….

¿Para qué pelear si puedo huir a esconderme?

Esto nos lleva a hablar del modo de juego. Final Fantasy IV nos introduce por primera vez el Active Time Battle (Batallas en Tiempo Continuo), uno de los sistemas de batalla más icónico en la historia de los JRPG. Este sistema es la mezcla del sistema de turnos y la estrategia con el ritmo frenético de un juego de acción. Este sistema prevaleció (con modificaciones) hasta el Final Fantasy X, cuando llegó Tidus y el sistema Conditional Turn-Based Battle (Batalla por Turnos Variables… pronto le llegará su turno de ser reseñado).

Y así como Edward huye cobardemente de una batalla usando Hide, cada personaje tendrá sus comandos personalizados. Por ejemplo, Kain con Jump, Rydia cuenta con Sumnon, Yang tiene Kick o Edge y su Throw. Esto, permite al jugador planificar su estrategia para confrontar las batallas.

Y es en este juego cuando Nobuo Uematsu eleva a otro nivel sus composiciones gracias a las ventajas del procesador de sonido del Super Nintendo. Es por eso que es difícil escoger un solo tema por sobre los demás. Por ejemplo:

Red Wings:

Main Theme:

Theme of Love:

Into the Darkness:

Rydia’s Theme:

Melody of Lute:

 

Claro, no es un juego perfecto. A América nos llegó la versión simplificada y censurada del mismo, por lo que en menos de 30 horas se puede terminar sin mayores complicaciones. Aunque, como sabemos, este juego ha sido lanzado para múltiples consolas, y está en cada quien decidir cuál es el mejor (el de Nintendo DS desarrolla aún más la historia y los personajes). Sin embargo, Final Fantasy IV está entre los mejores de la franquicia, porque llegó justo en el momento indicado para revolucionar el sistema de batallas y brindarnos la historia más sólida de Final Fantasy hasta ese momento.

Si no lo han jugado, no duden en hacerlo. Si ya lo jugaron, se puede volver a jugar, porque ha envejecido con dignidad.

Anterior nota

Review de One Piece Manga 883 - Merienda, la verdadera cara de Katakuri

Mitología Egipcia - La Diosa Nephthys - Relieve - Pandemonium.com.mx
Siguiente nota

Mitología Egipcia: La Diosa Nephthys

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply