PrincipalZona Sportie

UEFA CHAMPIONS LEAGUE: Top 7 de Campeones Inesperados

Con la final de la Champions League a la vuelta de la esquina, en Pandemonium nos pusimos a mirar la hemeroteca, a investigar y a hurgar en los recovecos de la historia de esta competición para traerles el Top 7 de sorpresas en finales. El criterio utilizado fue elegir a aquellos finalistas que tenían todas las papeletas para perder en las primeras rondas, y que al ir avanzando en la competencia producían sorpresas derrotando gigantes. David que dejó a más de un Goliat en el camino.

 

Historia de la Copa de Europa a la Orejona

Estadísticas de la Copa de Europa y la Orejona

 

Así que, tomando en cuenta lo anterior, he aquí el top 7 de campeones de Champions League más sorpresivos, inesperados:

 

7) Celtic – 1966/1967

Hubo una época en la que el futbol británico no era más que una sombra en el futbol europeo. Mientras que España, Italia, Portugal eran potencias, los británicos rara vez trascendían fuera de la isla. Pero llegó 1966. Año en que dos naciones de la isla, Inglaterra y Escocia lograrían algo histórico: Inglaterra ganaría la Copa del Mundo y el Celtic de Escocia la Copa de Campeones.

Celtic dejaría en el camino al Zurich y aplastaría al Nantes, anotando 12 goles en los cuatro partidos. Las siguientes dos rondas serían contra rivales de Europa del este: Vojvodina y Dukla Praga. El Celtic sufrió, pero logró superar a sus rivales. En la final se encontró con el Internazionale de Milán de Helenio Herrera y su catenaccio. Caso curioso es que fue una final entre dos equipos cuyos onces iniciales sólo tenían jugadores locales. El Celtic 100% escocés. El Inter 100% italiano.

El Celtic comenzó perdiendo, con un gol de penal de Sandro Mazzola. Todo parecía perdido, el Inter era una de las escuadras más poderosas y su defensa era casi infranqueable. Con goles de Gemmel y Chalmers en la segunda mitad, supusieron el triunfo de los escoceses y el fin de La Grande Inter. Mientras que The Bhoys serían conocidos como los “Leones de Lisboa” y ese Celtic, conformado por jugadores que habían nacido en un radio menor a 50 kilómetros de Glasgow, pasaría a la historia como el mejor equipo del Celtic. ¿Acaso no es suficiente motivo para haber sorprendido al mundo?

 

6) Feyenoord – 1969/1970

Antes de que la “Naranja Mecánica” tomara al mundo de futbol por asalto con su futbol total, encabezado por Cruyff y Rinus Michels, existió el Feyenoord. El Ajax había asomado la cabeza una temporada antes, pero el Milán no tuvo piedad y los derrotó 4-1.

El Feyenoord tenía una buena reputación en Holanda, pero fuera de su país eran casi desconocidos. Así que la Champions de 1969/70 era su oportunidad de trascendencia.

Tras despedazar al KR islandés, se mediría al campeón defensor, el Milán. Inesperadamente, los dejaron fueran con un 2-1 global. Después eliminarían al Vorwäts Berlín y al Legia Varsovia. En la final, se verían con el Celtic.

A pesar de empezar perdiendo (gol de Gemmell al ’30), el Feyenoord fue superior. Anularon al peligroso ataque de los escoces. Al minuto ’32 Israël empataría de tiro libre. Los ’90 no serían suficientes y hubo que ir a los tiempos extras. Ahí, cuando el tiempo expiraba, la leyenda de De club aan de Maas, Ove Kindvall, aprovecharía un rebote al ‘116 para darle el triunfo y la Copa al Feyenoord.

Los pininos del futbol holandés abanderados por el Feyenoord. Luego llegaría el Ajax, pero antes, estuvieron los de Roterdam.

 

5) Porto – 2003/2004

El Porto logró el campeonato después de la era Champions. Esto es relevante porque gracias a la fase de grupos y las fases de eliminación directa, se volvió más difícil para los clubes pequeños con menos dinero poder aspirar a ganar el torneo. Sin embargo, con Jose Mourinho como entrenador, el Porto lo logró.

Tras calificar en un grupo que compartieron con el Real Madrid, Olympique de Marsella y Partizan, los Dragões se vieron las caras contra el Manchester United en octavos de final. Los Red Devils eran los grandes favoritos, pero un gol de Costinha en el ’90 dejó a los de Sir Alex Ferguson fuera del a competencia. El Lyon no fue rival en los cuartos de final. En las semifinales, el Deportivo La Coruña, que venía de eliminar el Milán tras impresionante remontada de un 4-1, fue su rival. Un gol bastó para pasar a la final.

Ahí, los esperaba el AS Mónaco, otro equipo que nadie esperaba que llegara a la instancia final. El Porto no tuvo rival. Con goles de Carlos Alberto, Deco y Dmitri Alenichev, los de Mourinho alzaron la orejona. Algo que lucía imposible en una época en la que los grandes se han vuelto gigantes y los pequeños se conforman con competir.

 

4) Aston Villa – 1981/1982

Al pensar en futbol inglés y Champions, dos clubes de inmediato se vienen a nuestra mente son Liverpool y Manchester United. Incluso Arsenal o Chelsea cuando pensamos en tiempos recientes. Así que no nos extraña que casi nadie recuerde a los Villans y su proeza a inicio de los ‘80.

En su campaña de debut en el torneo, el Aston Villa de Tony Barton dejó en el camino al Dinamo de Berlín, al Dínamo de Kiev y al Andelecht. Sufrieron con los berlineses, ya que pasaron de ronda gracias al criterio de gol de visitante para avanzar de ronda. Una vez en la final, se verían las caras con el todopoderoso Bayern Múnich de Rummenige, Breitner y Augenthaler.

No era de extrañar que los bávaros fueran los claros favoritos ante un desconocido Aston Villa. El partido iba empatado. De alguna manera, los de Birmingham habían logrado neutralizar a los Die Rotten. Nigel Spink, el portero, con apenas su segunda titularidad, tuvo una actuación destacada. Al ’67, Peter White aprovechó un gran pase de Tom Morley para vencer a Müller y darle así la mayor gloria al Aston Villa. Oh, these underdogs stories…

 

3) Nottingham Forest – 1979/80

Imaginen esto: Equipo asciende a Primera División. Lo lógico es que sufra para mantenerse en primera división. Pero no fue ese el caso del Nottingham Forest. Los de Brian Clough no sólo ganaron la Copa de la Liga, sino que se coronaron campeones de la Liga Inglesa, ganándose así el derecho de jugar la aún Copa de Europa.

Su camino al título en su temporada de debut no sería sencillo. Dejarían al legendario Liverpool en el camino. Aplastarían al AEK de Atenas y al Grasshopper de Suiza. En semifinales, el reto del Colonia fue un obstáculo duro de superar. Tras un 3-3 en la ida, la férrea defensa de los Tricky Trees fue inexpugnable para los teutones. Y un gol de Lloyd los llevaba hasta la final.

Su rival sería el Malmoe FF, que había fraguado su camino a la final a base de una defensa sólida y dura. Pero John Robertson, uno de los extremos más peligroso de la época, dejó defensas suecos en el camino y su centro fue rematado por Trevoir Francis al ’45. Suficiente para que el Nottngham Forest se alzara con su primera Copa de Europa. Porque el año siguiente repetirían como campeones.

¿A quién no le gusta la historia de las Cenicientas en el deporte? El Nottingham nos dejó una de las más emotivas.

 

2) Steaua de Bucarest – 1985/1986

Los clubes ingleses dominaban la Copa de Europa. Pero tras la tragedia de Heysel, fueron expulsado de toda competición europea por tiempo indefinido. Mientras que el campeón, la Juventus, quería repetir para así poder celebrar sin nada que opacara su triunfo.

En este panorama, aparece el Steaua de Bucarest. Los clubes de Europa del este no se habían alzado nunca con el título. Pero eso iba a cambiar. El club rumano no aparecía entre los favoritos de nadie. Tras pasar las primeras tres rondas –ante el Vejle danés, el Budapest Honvéd húngaro y el Kuusysi finés, se mediría al Anderlecht belga en las semifinales. Tras perder 1-0 en la ida, los Roș-albaștrii (Rojos y Azules) ganaron 3 a 0 en la vuelta. Boleto en mano para la final en Sevilla para enfrentarse al Barcelona.

Los culés partían como amplios favoritos. Jugaban prácticamente de locales. Pero los Steliștii tenían otros planes. Con una postura ultra defensiva, fueron frustrando a los blaugranas, incapaces de producir algo ante los rumanos. El partido fue aburrido y tras 120’, los penales definirían al campeón.

Ahí se alzaría la figura de Helmuth Duckadam, o como es mejor conocido, el “Héroe de Sevilla”, al atajar los cuatro penales tirados por el Barcelona. Bastaron los aciertos de Lăcătuş y Balint para que se consumara la sorpresa.

Este cuadro del Steaua regresaría a una final, con George Hagi como estrella, pero no podrían con el Milán de Sacchi. Aun así, lo logrado en 1986 quedará para siempre como una de las más grandes sorpresas en la historia de esta competencia y el primer equipo de Europa del Este en ganar la Copa.

 

1) Estrella Roja de Belgrado 1990/1991

Yugoslavia. Ese país en la zona de los Balcanes. A finales de los ’80 y principios de los ’90, parecía que, a nivel deportivo, estaba despertando una potencia que podría competir en más de una disciplina. El baloncesto había dado ya gratas alegrías con el campeonato del mundo del ‘90. Pero nadie esperaba lo que haría Estrella Roja en la temporada 1990/1991.

A pesar de ser regulares competidores en la Copa de Europa, los Crveno-beli (Rojiblancos) nunca habían sido considerados una fuerza del futbol europeo. Habían llegado a dos semifinales, pero su palmarés internacional estaba vacío

Tras eliminar al Grasshoper y al Rangers escocés, se toparon con el Dínamo de Dresden. Tras una serie de incidentes con la grada loca, el juego de vuelta tuvo que ser suspendido y se le otorgó el triunfo al Estrella Roja del delantero estrella Dejan Savićević. El reto de semifinales sería mayor. El Bayern Múnich supuso un rival durísimo para los yugoslavos. Pero un autogol de Augnenthaler en el ’90 dio el pase al a final a los Crveno-beli.

En Bari se toparon con el Olympique de Marsella. Ambos equipos se inclinaban por un juego defensivo y más conservador, por lo que terminaron el tiempo regular y los tiempos extras sin anotaciones. Los penales serían la vía para definir al campeón. Manuel Amoros fallaría su cobro. Mienras que,Prosinečki, Binić, Belodedici, Mihajlović y Pančev no fallarían.

Con todo el caos que reinaba en la península, el logro del Estrella Roja destaca por el contexto sociopolítico del país. Un país que cesaría de existir, que sería arrasado por una guerra que duraría una década. Y que, como consecuencia, los aficionados del futbol se vieron privados de seguir disfrutando de uno de los mejores equipos al contrataque. Equipo que tenía jugadores de los diversos países que ahora coexisten en la península de los Balcanes y que, alguna vez, convivieron como compatriotas. Por eso es destacado lo logrado por el Estrella Roja. Uno de los grandes equipos que nunca pudo, por lo ya mencionado, explotar toda su grandeza.

 

Grandes historias de pequeños equipos que se hicieron giagantes y que quedarán para siempre en la historia de esta hermosa competencia. 

Mitología Egipcia - El Dios Geb - Pandemonium.com.mx
Anterior nota

Mitología Egipcia: El Dios Geb

Mitología Egipcia - El Dios Hapi - Pandemonium.com.mx
Siguiente nota

Mitología Egipcia: El Dios Hapi

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply