PrincipalSector Gamer

Ninja Gaiden: La trilogía del NES – Parte 2 de 3

Tras el éxito que representó Ninja Gaiden, Tecmo comenzó a trabajar en la secuela; y así, en 1990, llegó al NES Ninja Gaiden II: The Dark Sword of Chaos. Los eventos del juego tienen lugar un año después de final del primer juego. Ryu ha derrotado a Jaquio, pero una nueva amenaza acecha el horizonte en la forma del Emperador de la Oscuridad, Ashtar, quien posee la Espada el Caos y confecciona un plan para sumir al mundo en la oscuridad.

Si el primer Ninja Gaiden tiene una introducción fabulosa, la de su sucesor es aún más memorable:

¿Alguien se atreve a jugar Ninja Gaiden II y saltarse esta maravilla?

 

Ya una vez lograda la transición de arcade a consola, Tecmo decidió no tocar demasiado el estilo del juego del primero juego. Sin embargo, hay suficientes mejoras que pueden hacer de la experiencia de jugar Ninja Gaiden II menos frustrante y más disfrutable.

Para empezar, Ryu ya puede desplazarse por las paredes, aún cuando no haya escaleras a la vista.

View post on imgur.com

Además, ahora se pueden usar armas  mientras Ryu se desplaza por las paredes, aunque aún hay que saltar para poder bajar de las plataformas. Las escaleras siguen apareciendo, pero ahora solo sirven para llevarnos a la siguiente sección del nivel o stage. Los saltos ahora son más fáciles de controlar y disminuye drásticamente la posibilidad de perder vidas por calcular mal.

Saltar según el manual.

El sistema de armas secundarias también sufrió cambios. Su uso ahora requiere de más puntos ninjutsu pero se pueden utilizar con mayor velocidad. Incluso hay un artículo que recarga el poder espiritual, que puede ir aumentando al recolectar los pergaminos que están escondidos por el juego, en lugares complicados. También hay mejoras a la hora de atacar con la espada, lo que permite un mejor acierto al golpear a los enemigos.

Por cierto, siguen apareciendo esas infelices águilas y siguen siendo una verdadera molestia.

Ugh…

Sin embargo, la gran mejora es la Phantom Shadow, o la Sombra Fantasma. Al recolectar este artículo, se pueden invocar hasta dos copias de Ryu, que imitan todos sus movimientos. No pueden ser destruidas y sus espadas causan daño a los enemigos, por lo que, al colocarlas estratégicamente -pueden quedar suspendidas en el aire- para derrotar a los jefes sin demasiadas complicaciones, ya que también copian las armas secundarias que Ryu usa. Esto, sin duda simplifica mucho el juego comparado con su antecesor.

View post on imgur.com

Las gráficas sin duda implican una mejora. Son más dinámicas y detalladas, con efectos y movimiento, como luces que destellan, el fondo moviéndose mientras un tren avanza, rayos y relámpagos que iluminan un lugar totalmente, oscuro, nieve, vientos fuertes, nubes moviéndose. Y esos ambientes influyen en el juego: Ryu resbala en el hielo o se mueve con mayor dificultad sobre el agua.

Como era de esperarse por la introducción, el Tecmo Theater brilla una vez más con las fabulosas escenas entre todos los actos:

 

Si una de las mejores imágenes de las escenas cortas de Ninja Gaiden I es de la de Ryu observando el Templo de la Oscuridad, Ninja Gaiden II nos brinda, no una, sino dos postales que, para la época, son francamente espléndidas.

       

Estéticamente, la secuela supera a su antecesor. Es más oscuro y tiene niveles que, para la época, resultaban tétricos.

En cuanto a la música podría considerarse ligeramente mejor que la del I, aunque eso ya depende del gusto personal de cada jugador.

 

Ahora, como ya se mencionó, la jugabilidad mejora y el control sobre Ryu es más sencillo, es precisamente esa mejora la que disminuye considerablemente la dificultad de este juego. Los primeros niveles del juego son realmente sencillos y uno puede pasarlos sin realmente despeinarse (salvo por el águila latosa de turno). Si acaso, en los niveles finales, es cuando el juego adquiere mayor dificultad. Como pasa en Ninja Gaiden I, Tecmo retoma la premisa de derrotar a tres jefes seguidos, en cuyo caso de fracasar en el intento, el juego nos regresa al inicio del último nivel. Sin embargo, a diferencia del infame Acto 6 del I, dista de ser complicado.

Aprende el patrón y listo.

Incluso cuando los jefes de Ninja Gaiden II puedan requerir un poco más de estrategia para ser derrotados, una vez que se descubre el patrón, es sencillo deshacerse de ellos, incluyendo los tres jefes finales.

En cuanto a la historia, hace un buen trabajo en atrapar al jugador. Si bien recurre al cliché de lady in distress, tiene suficientes sorpresas y tensión para mantener la intriga, a pesar que básicamente se trata de una persecución por el Maze of Darkness., lo que tal vez vuelva la trama un poco más genérica y más predecible, pero nada que demerite la calidad general del producto final.

Save me, Ryu!

 

En resumen, Ninja Gaiden II es una experiencia sumamente entretenida y agradable. Probablemente no represente un reto como Ninja Gaiden I, pero sin duda es una de las grandes joyas del NES, tanto por jugabilidad, historia, factor entretenimiento y porque representa perfectamente la experiencia que uno buscaba en una consola de 8 bits. 

 

Anterior nota

Ninja Gaiden: La trilogía del NES – Parte 1 de 3

Dragon Ball Super 80 - Gohan vs Lavenda - Pandemonium.mx
Siguiente nota

Dragon Ball Super Episodio 80 – Gohan vs. Lavenda

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply