PrincipalSector Gamer

Castlevania Netflix: Necrópolis

CONTIENE SPOILERS. LEED BAJO VUESTRO PROPIO RIESGO

Retoma donde nos quedamos en capítulo anterior. Tevor, ebrio, escucha las noticias sobre la masacre de Targoviste, pero parece no importarle demasiado. Se acerca a la barra a pedir más cerveza, y al buscar el dinero para pagar, descubre el escudo de armas en su ropa. Los aldeanos lo identifican como un Belmont y lo culpan por los ataques de monstruos, dado que los Belmont fueron acusados de hacer magia negra y, por lo tanto, excomulgados aun cuando eran quienes luchaban contra los seres sobrenaturales. Termina por pelearse con los aldeanos y decide emprender el camino hacía Gresit.

Al llegar, ve escenas de terror. Cabezas empaladas, cuerpos mutilados, vísceras esparcidas… Además la entrada a la ciudad está sellada, por lo que decide entrar usando la alcantarilla. Ya en la ciudad ve que también ha sido víctima de la furia del ejército infernal de Drácula. Mientras recorre la ciudad y pregunta sobre la situación, le cuentan sobre la leyenda del Soldado Durmiente que está en las catacumbas de la ciudad, esperando el momento de despertar para defenderlos del mal.

En su andar por la ciudad, se topa con unos miembros del clero acosando a un viejo. El viejo resulta ser un Oráculo, a quién la Iglesia responsabiliza por la aparición de los monstruos. Trevor termina por defenderlo con su látigo. A un sacerdote le corta el dedo y al otro le saca un ojo. Después de que huyen, el viejo le dice que es el Anciano del Oráculo del Bosque y lo invita al lugar donde están el resto de los oráculos.

Llegan a una casa destartalada. El Anciano le cuenta a los demás oráculos que Trevor lo salvó. Aunque agradecidos, le condenan el uso de la violencia-. También le corroboran que, efectivamente, son el chivo expiatorio de la Iglesia para no asumir ellos la culpa de haber enfurecido a Drácula. Sin embargo, los oráculos fueron testigos de la muerte de Lisa Tepes y la vieron quemarse.

Trevor, enfáticamente, solo puede decir: “Mierda.”

 

Cuando Trevor se descubre antes ellos como un Belmont su familia había tenido tratos con los oráculos antes del exilio y la excomunión les cuestiona el abandono de su nomadismo para establecerse en Gresit, el Anciano le responde que sólo buscan ayudar a la gente. Después de todo, los oráculos son personas que se dedican a reunir el conocimiento de Valaquia, lo memorizan y lo transmiten de manera oral. Es tal su erudición, que algunos saben practicar magia. Por su parte, Trevor, quien está resentido con la Iglesia y con la gente por creer en ella, simplemente no tiene interés en ayudarlos.

Sin embargo, no sólo se quedaron para ayudar. Resulta que había 12 oráculos, pero uno de ellos se perdió buscando al Soldado Durmiente de la leyenda. Sin embargo, el oráculo ha tardado tanto en volver, que lo dan por muerto. Trevor, que no cree en la leyenda, les dice que mejor se vayan para salvar su vida. El Anciano no quiere irse porque el oráculo que falta es su nieto y no puede dejar el cuerpo abandonado. Trevor hace el trato: el va por el cuerpo del oráculo perdido a cambio de que se vayan de Gresit. Acceden y Belmont les indica que lo esperan y no salgan hasta que vuelva.

Antes de marcharse, el Anciano le dice: “No es morir lo que nos asusta. Sino vivir sin haber hecho lo suficiente.” A lo que Trevor replica: “No me importa.” Y se marcha.

 

Continúa en Castlevania –  Review del Capítulo 3: Laberinto

Anterior nota

Castlevania Netflix: Laberinto

Siguiente nota

Castlevania Netflix: Botella de Bruja

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply