PrincipalRegión Geek

Spiderman Homecoming: ¿Por fin se le hará justicia a Spidey?

Hollywood ha ingresado -de lleno- a una era de explotación de la nostalgia, de reboots, remakes y adaptaciones. Con tal de seguir siendo una industria multimillonaria, una de las principales apuestas para los denominados blockbusters es recurrir a lo que antes era propiedad casi exclusiva de los nerds: el mundo de los cómics.

¿Y qué personaje es más querido y entrañable que Spiderman? Tal vez Batman compita por el honor, pero Spidey es un personaje con el que muchos nos podemos sentir más o menos identificados. Peter Parker no es millonario, tiene un trasfondo complicado, su suerte no es la mejor, es ñoño, sufre lo que sufre el hombre común y nunca se rinde. Es el MAN del Spiderman lo que lo hace un héroe tan querido. Aunque claro, sus poderes son geniales y su ingenio para vencer a enemigos mucho más poderosos lo hacen aún más genial.

Así que no es de extrañar, que, por ahí de 2001, cuando salieron los primeros avances de la película de Spiderman, con Tobey Maguire como protagonista bajo las órdenes de Sam Raimi, se generara una gran expectación. ¡Al fin el arácnido llegaba a la pantalla grande! La tecnología en el cine por fin daba para trasladar a Peter Parker y compañía en sus aventuras -y desventuras-por las calles de Nueva York.

En 2002 pudimos ver el resultado final: un filme bueno y entretenido. Si bien a los aficionados más recalcitrantes del cómic tuvieron sus justificadas quejas (el traje del Duende Verde, que Spiderman no tuviera que crear su propia telaraña, la falta de sus chistes malos), el guion es sólido, el desarrollo de los personajes creíble y tiene buenas secuencias de acción. Es una buena manera de narrar los orígenes de Spiderman y dejó la puerta abierta para una secuela con expectativa aún más altas.

Eh….

Y Spiderman 2 resultó ser una película bastante buena, mejorando a su antecesora. Las relaciones entre los personajes progresan o se deterioran, la acción mejora, el romance es menos cursi y Alfred Molina nos entrega una gran interpretación como el Doctor Octopus. El guion busca explorar un poco más en el fuero interno de Peter y su lucha por lo que anhela para sí mismo en contraste con su responsabilidad como Spiderman. La lucha entre el Man y la Spider. No es de lo más profundo y a veces resulta redundante con la primera película: “Con un gran poder viene una gran responsabilidad”. Peter entiende, otra vez, que su vida será una de sacrificios y renuncias.

Sin embargo, una vez más, muchos seguidores de Spidey sintieron que tampoco se le hizo justicia en esta película. Y es que un error, que se puede considerar grave considerando de qué tan familiarizado se esté con el cómic, es que Peter se despoja muy fácilmente de su máscara y va por ahí revelando su identidad, cuando algo que ha guardado con más celo Spiderman es nunca revelar quién está debajo de la máscara para no exponer a la gente que ama. Sin contar, que, de nuevo, falta un poco de esa picardía característica de nuestro superhéroe. Además, se le nota más torpe e inseguro, mientras que su nerdez sigue sintiéndose algo forzada.

La tercera película, por lo tanto, llegó con las expectativas a su tope, no sólo para la audiencia, sino para Sony, el estudio productor. Y fue ahí donde radica el principal problema con Spiderman 3: la intervención del estudio en el proceso creativo de Sam Raimi, forzándolo a alterar el guion e introducir un villano más, Venom, aunado a los dos que tenía contemplados: Duende (Hobgoblin) y el Arenero (Sandman). El resultado fue que, en 2007, vimos una película larga, no muy buena y que terminó por matar cualquier plan que hubiera por lanzar una cuarta parte.

Y es que no hay mucho con que defender Spiderman 3. El guion es un desastre, por dónde se le vea. Hay demasiados personajes, demasiados villanos, demasiados conflictos, demasiado y demasiado de todo. Los personajes centrales son inconsistentes en su actuar con respecto a las películas anteriores. Además, lograron que Venom, uno de los mejores villanos de los cómics, terminara siendo una comparsa totalmente olvidable.

Eeeeh… No, no impresiona.

Y, claro, tenemos uno de los mayores oprobios que se le podría hacer a Peter Parker:

Como se mencionaba, más allá del gran éxito taquillero, esta película mató la franquicia y cualquier intento de realizar una cuarta parte. Raimi, Tobey Macguire, Kirsten Dunst y compañía se rehusaron a seguir y Sony se vio en la encrucijada de hacer la secuela con otro director o hacer un reboot. Por desgracia, eligieron lo segundo.

Así, apenas 5 años después (2012), llegó The Amazing Spiderman, ahora con Mark Webb en la silla de director y Andrew Garfield interpretando al protagonista. Webb insistió que no era un remake… Y, sin embargo, la película nos vuelve a contar como Peter Parker es mordido por una araña genéticamente mejorada y obtiene superpoderes, como pierde a su tío Ben y decide luchar contra el crimen mientras se da cuenta que su responsabilidad como Spiderman es un obstáculo para estar con la mujer que ama (Gwen Stacy, muy bien interpretada por Emma Stone).

Esta vez Peter no luce tan nerd o geek. Al contrario, usa patineta y tiene una actitud más de desapego emocional que de timidez o introversión. Mas atormentado y con una necesidad de saber qué pasa con sus padres. Se presenta como un conflictuado, pero nunca supimos cuál era la verdad razón de la tormenta interna de Pete, ya que en cada escena iba de atormentado, a indiferente, de atormentado a taciturno, de grosero a culposo.

Y parecía que la historia de la muerte de sus padres daría para algo más en este filme, dado que Peter se obsesiona por descubrir porque lo dejaron para ir al viaje que les costó la vida. Apenas el Lagarto (Lizard) comienza a hacer de la suyas, Peter olvida por completo a sus finados progenitores y se enfoca en atrapar a la lagartija gigante y en conquistar a Gwen Stacy.

Si bien hay que destacar que Spiderman usa más el ingenio para luchar, las escenas de acción no son nada memorables. La película en sí misma no es memorable en absoluto. Sin contar que le quitaron al tío Ben (y a la tía May) la GRAN INFLUENCIA que tiene sobre Peter Parker y Spiderman, ya que no parece por ninguna parte la frase que define lo que es Spidey: “Con un gran poder viene una gran responsabilidad”.

“Con un gran poder…”
Oh, shhhh.

Aún así, logró el suficiente éxito en taquilla para que Sony diera luz verde para una secuela, The Amazing Spiderman 2 (2014). Una secuela en la que cometerían LOS MISMOS ERRORES QUE EN SPIDERMAN 3: demasiados villanos, demasiado que contar y poco tiempo para hacerlo.

Ahora, Rhino, Electro y Green Goblin, tres villanos sin mucha relación entre sí, serían los encargados de hacer la vida imposible a Spidey, mientras éste lidia con su relación inestable con Gwen, el asunto de sus padres, una enfermedad que se curaría con la sangre de Spiderman, un esbozo a una posible futra aparición de La Gata Negra (The Blcak Cat) , su amistad con Harry (nunca mencionada en la primera entrega)… Demasiada información.

El principal problema con este par de películas, es QUE LA MUERTE DE LOS PADRES DE PETER PARKER nunca fueron un factor real en sus conflictos. Y si bien se aprecia el intento de tratarles de dar una mayor importancia en la historia, no está bien logrado tampoco, dado que nunca termina por aclarar nada. Aunque este final alternativo puede que sea mejor que el final que vimos en el cine:

¿Era necesario este remake? Francamente, no. Porque ni quiera del punto de vista comercial se puede justificar. No obtuvo el éxito esperado y sufrió un sinnúmero de críticas por la inconsistencia en la historia, y, como era de esperarse, por la manera en que se retrató a Peter Parker: querer saber quién fue a través de investigar sobre sus padres, para saber quién es ahora. Cuando, en el cómic, su conflicto parte de saber quién fue Peter sin Spiderman y hasta donde tiene que sacrificar a Peter por Spiderman, a partir de los incidentes con el tío Ben y con Gwen Stacy.

Una vez más, Sony no tuvo opción que archivar sus ambiciones de secuelas y spin offs (Venom y los Sinister Six). Es claro que el estudio no tiene idea de cómo tratar a un personaje que no necesita mucho más que se respete su esencia de hombre común con poderes extraordinarios. Los fans parecían poco interesados en OTRO REBOOT de Spiderman. Parecían estar decepcionados de Spiderman en la pantalla grande.

Hollywood…

Pero cuando el arácnido apareció en Avengers: Civil War, hubo un atisbo de esperanza. Su breve aparición en el filme nos dio a ese super héroe pícaro, con un humor particular. Y entonces, llega el anuncio y el trailer de una nueva película de Spiderman. Ahora con Marvel involucrada en el proyecto

¿Será Homecoming la película que le haga total justicia a Spiderman? ¿Será otro buen intento como el de Raimi o una maraña de confusiones como el de Webb? Por ahora, los posters y avances prometen entregarnos a un Peter Parker inseguro, confundido, pero lleno de optimismo y valor. A un Spiderman con sus chistes anticlimáticos y su lucha por hacer lo que cree que es mejor.

¿Cumplirá? Por lo pronto Homecoming ha logrado reavivar el interés por Spidey en el mundo del cine. Y eso, ya es un triunfo.

Go get them Tiger!

One Piece 861 - Portada - Pandemonium.mx
Anterior nota

Review de One Piece Manga 861

Siguiente nota

Ghost in the Shell: Mucho Shell y poco Ghost.

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply