Principal

Champions League: El sueño de los Foxes y la Vecchia Signora

El Leicester City sigue soñando. La Juventus avanza con paso firme. Un equipo sigue haciendo historia. El otro busca agrandar la suya. Ambos están en cuartos de final.

Los Foxes, tras el despido de Claudio Ranieri, habían mostrado signos de recuperación de la mano de Shakespeare. Volvían a ser ese equipo ordenado, que nunca paraba de correr, ocupando mejor los espacios y que había recuperado el gol. Por su parte, el Sevilla venía de actuaciones poco convincentes en Liga. No obstante, los de Sampaoli seguían siendo favoritos ante un Leicester que ya había cumplido con creces al haber calificado a la ronda de octavos.

Sin embargo, en su casa y ante su público, los Foxes querían hacer extensivo su cuento de hadas a la Champions League. El Sevilla buscaba emular sus glorias de la Europa League ahora en la máxima competición continental. Los hispalenses pudieron sacar una mayor renta en su estadio, pero Kasper Schmeichel y las malas definiciones de cara al arco terminaron por complicar a los de Sampaoli para la vuelta.

Los locales no pararon nunca de correr. Orden defensivo y velocidad al ataque. Los centros como su principal arma ofensiva. El Sevilla nunca pudo hacer su futbol. Tuvieron oportunidades y llegadas, pero las buenas atajadas de Schmeichel evitaron cualquier desaguisado en su portería.

Y fue a partir de un centro la llave que daría la ventaja al Leicester. Mahrez aprovechó la precipitación de Iborra de ir por la pelota, y centró para que Wes Morgan, con una dosis de fortuna, enviará el balón al fondo de las redes. Gol que ponía al Leicester en cuartos.

El Sevilla no encontraba su funcionamiento. N’zonzi e Iborra no lograban dar salida. Nasri estaba perdido. Sólo Vitolo incomodaba el trabajo de la ordenada defensa de los locales. Tras el descanso, los hispalenses se hicieron del control del balón, pero aún no así no inquietaban de Schmeichel. Su ataque estaba excesivamente cargado por la derecha, volviéndose predecible e infructuoso.

Y aun así dieron un susto. Un zapatazo de Escudero sacudió el larguero. De esos balones que de haber entrado hubieran resultado en un golazo. Entonces, como reza el adagio, “los que goles no haces te los hacen”. Albrighton aprovechó el desajuste defensivo del Sevilla para hacer el segundo. Solo, sin marca y sin nadie que cerrara, el 11 de los foxes remató a placer para vencer a Sergio Rico.

El Sevilla, a base más de corazón que de futbol, buscó el gol que mandara el partido al alargue. Nasri complicaría todo al hacerse expulsar tras encararse con Vardy, quien sacó al zorro que lleva dentro para provocar al francés. A pesar de carecer de argumentos con el balón, llegó esa oportunidad. Vitolo fue derribado en el área por Schmeichel. N’zonzi tomó el balón, y como lo hiciera Correa en la ida, su cobro, sin fuerza ni colocación, fue bien adivinado por el portero danés, el héroe de la eliminatoria.

El futbol no le alcanzó el Sevilla. Ni tampoco el corazón El Leicester, que nos recordó al campeón de la Premier del año pasado, sigue viviendo su cuento de hadas.  Mientras que la maldición de octavos sigue pesando en Sevilla.

 

Por su parte, en el Juventus Stadium, el partido fue un trámite. Pareció un deja vú de partido de ida en Portugal Los de Allegri nunca se vieron en peligro de ver remontado el marcador. Controlaron el partido a placer ante un Porto impetuoso, pero sin pegada y en una clara inferioridad ante los de Turín.

Una vez más, los Dragões se vieron en inferioridad numérica. Ahora sería Maxi Pereira quien ser iría temprano a las duchas por bloquear un disparo de Higuaín con la mano sobre línea de gol. Dybala convertiría a pena máxima y terminaría de matar una eliminatoria que ya lucia finiquitada desde Portugal.

El segundo tiempo fue sólo un trámite para la Vecchia Signora. Muchos toques y casi nada de futbol. El Porto, con pundonor, pudo marcar algún tanto, pero tanto Jota como Tiquinho no estarían acertados en los mano a mano contra Buffon.

Tedio y aburrimiento hasta que el árbitro pitó el final. 90 minutos para que el trámite se cumpliera. La Juventus sigue adelante, buscando el título que le falta en esta etapa en la que son absolutos dominadores de il calcio. Europa es su cuenta pendiente y van por la Champions.

La cencienta y la vecchia singora siguen soñando con más. Y en la Champions, como se ha demostrado en estos octavos de final, todo es posible.

Anterior nota

Age of Empires: Entrevista de una nerd historiadora a un historiador nerd

Siguiente nota

Review de One Piece Manga 859

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply