Centro CulturalPrincipal

Mitología Sumeria: La diosa Inanna (Ishtar)

Mitología Sumeria - Inanna con su sirvienta Ninshubur - Pandemonium.com.mx

Inanna con su sirvienta Ninshubur. Inanna generalmente es representada con una corona con cuernos, alas, un vestido largo, pisando un león.

Es el turno de hablar de la caprichosa diosa Inanna (o Ishtar, como los semitas la identificaron), la cual se ha convertido en nuestros tiempos modernos como un símbolo del feminismo del empoderamiento de una diosa mujer en un panteón regido por horribles hombres patriarcales, imponiendo su masculinidad tóxica. Y, aunque es cierto que Inanna es una mujer fuerte que sobresale dentro de este panteón (incluso superando a dioses como An y Enki dentro de su propia mitología), tampoco es precisamente el carácter de que te puedes esperar de una deidad. Inanna era malvada, e, igual que Enlil, no podemos encontrar muchas buenas obras dentro de sus comportamientos habituales.

Su nombre es difícil de interpretar, se cree que significa NIN = Señora y ANA = cielo, sin embargo, esto es solo una teoría.  Incluso algunos piensan que Inanna no es una diosa autóctona de sumeria si no semita. Por lo cual, su nombre sigue quedando en el misterio.

La diosa Inanna era la representación de la guerra y del amor, o sea lujuria. Y aunque los acadios y babilonios la identificaron con su diosa Ishtar, realmente Inanna era un poco diferente a ella, ya que Ishtar también era una deidad de la fertilidad mientras que Inanna nunca tuvo hijos y solo sabía pelear y tener sexo. La razón de la identificación se debió a la hija de Sargón de Acad, Enheduanna, quien se fanatizó con dicha deidad y compuso himnos hacia ella (posiblemente era una chica luchona y única). Esto catapultó la fama de Inanna y, cuando la Tercera dinastía de Ur emerge, Inanna era de las diosas más importantes que existían.

El planeta Venus (izquierda) era representado como una estrella de 8 puntas y era el símbolo que representaba a Inanna

Además, Inanna era la representación del planeta Venus, por muchos siglos, los hombres se habían preguntado por qué este planeta era tan difícil de predecir, ya que su movimiento parecía casi aleatorio, podríamos decir caprichoso. Poco a poco el carácter impredecible de este planeta comenzó a tener más y más relevancia hacia una deidad que hacía lo que quería, tomaba lo que quería y si la molestabas, podía ser cruel. Básicamente era el carácter de una princesa que desconoce la humanidad. Este, amigos míos, es el carácter de la diosa Inanna.

La influencia de Inanna no conoció fronteras; su imagen inspiró a muchísimas diosas como Anat (diosa de la guerra cananea), Astarte (diosa del amor cananea), Ishara (diosa del amor y los acuerdos hititas), Anahit (diosa de la fertilidad armenia), Al-Uzzá (diosa de la fertilidad árabe); llegando incluso hasta Chipre, de donde los griegos adoptarían a su diosa Afrodita.

 

Apariencia física

Relieve Burney - La Reina de la Noche - Pandemonium.com.mx

¿Inanna o Ereshkigal? El relieve de Burney representa a una de las dos en los infiernos. Posiblemente sea Inanna pero sus pies de pájaro son propios de los demonios. Foto mía del Museo de Londres.

Inanna no es tan difícil de identificar, casi siempre nos la muestran como una chica delgada con un vestido característico del panteón sumerio portando una corona con cuernos, digna de los dioses. Portaba varias armas en su espalda y desplegaba unas majestuosas alas para surcar por los cielos. Tenía en una mano una espada curva y en otra mano un mazo. Muchas veces se encontraba pisando un león con su pie izquierdo.

En otras iconografías, es mostrada de frente sosteniendo una vara y aro. Es interesante ver que es una de las pocas figuras en los relieves sumerios que se muestra de frente, opuesta a todos los demás que siempre están de lado (hasta para esto era caprichosa)

La figura de la izquierda, llamada comúnmente la Dama de la Noche, corresponde muy posiblemente a la diosa Inanna, sin embargo, algunos dudan de que esta imagen le corresponda (a pesar de que toda la iconografía es más que obvia de Inanna) por culpa de sus pies de pájaro. Hay por ahí una creencia de que puede representar a la diosa Ereshkigal usurpando el papel de Inanna cuando esta quedó atrapada en los infiernos (Kur), pero es solo una teoría. Más adelante veremos sobre este mito.

 

Cultos

Mitología Sumeria - Inanna sentada en su trono - Pandemonium.com.mxLos cultos de Inanna eran muy peculiares, sobre todo al pensar que se llevaban a cabo en territorios donde hoy en día impera una cultura homofóbica y misógina. Antes de Sargón de Acad, básicamente nadie daba una mierda por ella, sin embargo, cuando la hija única y especial de dicho gobernante se obsesionó con dicha diosa, empezó a existir un mayor culto de esta deidad.

Para las épocas de la Tercera dinastía de Ur, el culto básicamente consistía en sacerdotes homosexuales y algunos que lucían como chicas (travestidos) e incluso hermafroditas. Estos sacerdotes hacían una especie de ritual homosexual en donde ellos interpretaban a la diosa Inanna teniendo sexo con el dios de la vegetación Dumuzi. ¿Por qué usaban hombres en lugar de mujeres? La única razón que se me ocurre es para evitar la propagación de niños no deseados a la hora de tener sexo, o, igualmente, esta sociedad carecía de tabús que les impedían disfrutar sexo homosexual como existe hoy en día.

 

Historia

Ahora vamos a analizar algunos de los mitos de Inanna. Algunos les sonarán un poco a los mitos existentes dentro de la Biblia, lo cual ya no debe ser sorpresa para ninguno de los lectores si ya leyeron sobre Enki y Enlil.

 

Mitología Acadia. Inanna y el árbol huluppu

Mitología Sumeria - Inanna y el árbol huluppu - Pandemonium.com.mx

Inanna y el árbol huluppu

Este es uno de los mitos más viejos (cronológicamente) sobre Inanna que encontré. Inanna, aún joven e inexperta, sin el enorme poder que la conocemos, encontró a las orillas del Eufrates un hermoso árbol huluppu (según quienes han estudiado la mitología sumeria, era un sauce) que el viento del sur había derribado. Enamorada de este árbol, Inanna lo tomó y lo llevó a su jardín sagrado en Uruk; esperando que, cuando creciera, ella pudiera construir con él un trono y sofá.

Pasaron los años, y cuando finalmente el árbol huluppu había crecido grande y frondoso, encontró que dentro de él se había establecido una serpiente “nada encantadora”, una demonio llamada Lilitu (quien se convertiría en la Lilith que conocemos por la mitología hebrea), y en la cima, el ave Anzu. Inanna se sintió muy triste porque no podía derribar al árbol y clamó ayuda al patriarcado. Su hermano Utu (el dios del Sol) la escuchó y solicitó ayuda en la ciudad de Uruk.

Gilgamesh, que en ese entonces era el rey de Uruk, acudió con varios hombres y mataron a la serpiente “nada encantadora”, lo cual provocó que Lilitu y el ave Anzu huyeran del árbol. Acto seguido, Gilgamesh y los hombres derribaron el árbol y tallaron un trono y un sofá para Inanna; contenta la deidad le regaló un tambor y palillos de tambor por su heroísmo (menuda estafa).

 

Mitología Sumeria. El dios de la agricultura y el dios de la ganadería se pelean por Inanna

Mitología Sumeria - Inanna teniendo sexo con su pareja Dumuzi - Pandemonium.com.mx

Inanna teniendo sexo con su pareja Dumuzi. Un culto que daba importancia en Año Nuevo

Un día, Utu, el dios sol y hermano de Inanna, le pone un velo de novia a su hermana y le dice que ya es tiempo de que busque marido. Y entonces, cuando la noticia llega a oídos de los demás dioses, dos de ellos se presentan: Dumuzi, el dios de la ganadería y Enkimdu, el dios de la agricultura.

Enkimdu es un buen tipo, es tranquilo, amable, cariñoso; por el contrario, Dumuzi es violento, borracho y salvaje. Inanna siente mayor preferencia por Enkimdu por su carácter noble, pero Utu no está contento con esta decisión, entonces habla con su hermana diciéndole que la agricultura solo da granos y manzanas mientras que la ganadería da carne, leche, quesos (seamos honestos, ser carnívoro es más delicioso que ser vegetariano, los sumerios bien saben lo que es bueno). Al mismo tiempo, Dumuzi ya estaba tirándole pleito al pobre Enkimdu, así que Inanna, no muy convencida, decide elegir a Dumuzi sobre Enkimdu. Este último, al verse derrotado, acepta como un verdadero caballero su derrota y le da regalos a Dumuzi y se retira. Ahora nos ponemos a pensar que, posiblemente quien pervirtió a Inanna fue el borracho de Dumuzi y la presión social de que eligiera a quien le daba más.

Y yo sé qué están pensando la mayoría ¿es esto Caín y Abel? Caín es agricultor y Abel es ganadero y ambos luchan por el amor de Dios. Al final Dios prefiere a Abel, lo cual Caín se pone celoso y mata a Abel. Podemos ver que, solamente las personalidades están cambiadas; Caín representaba la civilización y, por ende, la agricultura. Por lo contrario, Abel representaba a los nómadas y, por lo tanto, la ganadería.

Ahora vemos mejor a los sumerios (o acadios) quienes ya estaban más acostumbrados a la civilización. Dumuzi representaba a los nómadas, y por ende el estado salvaje y primitivo de la humanidad, mientras que Enkimdu representaba la agricultura y la civilización. Y mientras que en este mito Inanna prefiere la civilización sobre el salvajismo, al final, el salvajismo se impone. En el mito bíblico, Dios prefiere la vida nómada sobre la vida civilizada, pero el civilizado usará sus armas para conquistar al nómada. En realidad, este mito representa los dos puntos de vista muy diferentes que había en cada una de ambas sociedades.

 

Mitología Sumeria. Inanna no puede seducir a Gilgamesh

Inanna, posiblemente enamorada de Gilgamesh, intenta seducir al héroe, pero éste la rechaza ya que le dice que Inanna es una mierda con sus amantes como a Dumuzi (aunque sabemos bien que Gilgamesh y Enkidu tenían un lazo inquebrantable, no se hagan). Inanna, furiosa porque la rechazaron se dirige a los cielos y le pide a su bisabuelo An que le preste al toro de los cielos para castigarlo. Por obvias razones, el dios An se opone.

Furiosa, Inanna, amenaza abrir las puertas de los infiernos (Kur) y soltar a los muertos que habitan en él, creando un apocalipsis zombie (chúpate esa George A. Romero). Espantado An, decide acceder a los caprichos de su bisnieta. Ahora Inanna dirige al toro celestial hacia la ciudad de Uruk (a pesar de que Inanna tiene su culto aquí mismo, pero sus celos son demasiado poderosos).

El toro causa devastación en donde pone sus pezuñas. Seca el río Eufrates y causando terribles terremotos, la tierra se traga vivos a 300 personas. Gilgamesh y Enkidu entonces se enfrentan a dicho monstruo desafiando los designios de los dioses, el toro de los cielos no es rival para el poder de estos dos héroes y lo hacen pedazos. Enkidu observa que Inanna los miraba desde las murallas y este le arroja la pierna del toro y le advierte que, si los sigue jodiendo, ella terminará igual. Es casi obvio que después de esta amenaza, Enkidu muriera por los designios de los dioses. ¿Quién rió al último, Enkidu? (pongan aquí la sonrisa maquiavélica de Inanna).

 

Mitología Sumeria. Inanna le roba su templo a An

Mitología Sumeria - Templo de Inanna en Uruk - Pandemonium.com.mx

Templo de Inanna en Uruk

Este mito es el principio de lo que se conoce como “el surgimiento de Inanna”, y aquí, ella ya usaría sus habilidades para convertirse en la diosa más poderosa de la región, superando en esta ocasión al padre Cielo An.

Inanna era ama y señora de Uruk, sin embargo, solo el templo de Eanna no le pertenecía a ella, si no a su bisabuelo An. Inanna está triste porque quiere ese templo para ella así que se dirige a él, pero el camino es muy difícil de seguir y se pierde, por lo que tiene que pedir ayuda a varios pescadores de la zona. Finalmente, cuando llega, An la reprende diciendo que las ambiciones de Inanna no tienen límites. Pero, al final, este accede en darle su templo (ya vemos quien es la favorita aquí) convirtiendo a Inanna en la señora toda poderosa de Uruk.

 

Mitología Sumeria. Inanna le roba a Enki los Me

Mitología Sumeria - La diosa Inanna con el dios Enki - Pandemonium.com.mx

La diosa Inanna (centro) con el dios Enki

Este es otro mito que nos habla de la supremacía de la ciudad de Uruk sobre las demás en la Tercera dinastía de Ur, y, además, también trata sobre la civilización humana. Los Me representaban los aspectos que creaban una civilización: Verdad, Victoria, Consejo, Escritura, Tejido, Leyes, Sacerdocio, Realeza y Prostitución (sí, cuando sus esposas los regañen porque fueron a ver chicas a un tabledance, recuerden que la prostitución ES SAGRADA).

En todo caso, Enki, el dios de las aguas y la civilización era el dueño de estos poderes que creaban la sociedad. Inanna, quién ya había absorbido el poder del dios An al quedarse con su templo, comenzaba su expansión y ahora estaba interesada en los Me de Enki, por ende, viaja hasta su templo en la ciudad de Eridu, de ahí, desciende hasta el Abzu (agua subterránea) y entra a su casa.

Enki le ofrece comida y bebida a su sobrina favorita, pero Inanna le dice que lo que quiere es ponerse ebria, así que lo reta a un concurso de bebida. Enki, quien se emborracha primero, comienza a desvariar e Inanna, viendo esto, le pide que le regale sus Me; Enki accede. Con los Me en mano, Inanna, rápidamente se sube al barco celestial y se dirige hacia su ciudad natal, Uruk.

Cuando Enki despierta después de la tremenda resaca, le pide a su sirviente Isimud que le de sus Me y este le replica que se los regaló a su sobrina en estado de ebriedad. Furioso, lanza demonios a atacar a Inanna, pero esta, en conjunto con su sirvienta Ninshubur, logran derrotarlos a todos y Enki, no le queda otra opción más que aceptar que su sobrina ahora es dueña de los Me.

Este mito, al igual que el de An, sirven para mostrarnos que la ciudad de Eridu y su diosa Inanna eran los más poderoso de la región. Así como Inanna supera a An y a Enki, así también Eridu superaría a las demás ciudades vecinas.

 

Mitología Sumeria. Inanna es violada por el jardinero Shukaletuda

Mitología Sumeria - La diosa Inanna con el símbolo de Venus a lado - Pandemonium.com.mx

La diosa Inanna con el símbolo de Venus a lado

Esta historia narra sobre un jardinero llamado Shukaletuda, quien es medio ciego y, además, un pésimo jardinero. Todas las plantas que él cuida, se mueren. Milagrosamente, solo un álamo que, a pesar de las manos de estómago de este ser, sigue vivo y robusto.

Shukaletuda, quien se siente devastado con su falta de talento y de suerte, clama a los dioses que lo ayuden para ser un mejor jardinero. En eso, Inanna, quien venía volando de uno de sus tantos viajes, encuentra dicho álamo y decide recostarse y dormirse bajo su sombra. Shukaletuda, a pesar de ser medio ciego, puede identificar a la hermosa diosa y, en ves de esperar que se despertara y pedirle el favor, hace lo que todo hombre haría, violarla mientras duerme (maldita masculinidad tóxica, perpetuadores de la cultura de violación). Al despertarse Inanna, se siente extraña así que se examina y se da cuenta que alguien la ha violado, lo cual, no es por poco, pero se pone furiosa y exige justicia para ella.

El jardinero, preocupado, habla con su padre y éste le dice que se esconda en la ciudad, donde Inanna no podrá identificarlo porque se confundirá con el resto de los habitantes. Inanna grita hacia todos los horizontes que le entreguen al violador, pero como no obtiene respuesta, convierte el agua del río en sangre (chúpate esa Moisés).

Shukaletuda continúa escondido en la ciudad, así que Inanna suelta más plagas a la tierra, una terrible tormenta y terremotos que destruyen los caminos entre ciudad y ciudad, pero no obtiene respuesta. Desesperada, se dirige con su tío Enki en Eridu y le pide ayuda para encontrar al hombre que cometió semejante afrenta. Después de mucha insistencia, Enki accede y le sugiere que use el arcoíris para encontrarlo.

Inanna emerge del Apsu y usando el arcoíris, tiene una visión más perfecta de la situación y encuentra a su violador en medio de la ciudad. Ésta baja y lo pone su espada en la garganta y le exige que justifique porque hizo dicho acto tan aberrante. Shukaletuda intenta defenderse, pero sus justificaciones no son válidas para Inanna, quien ya ha decidido el castigo para el jardinero: la muerte.

Muchos interpretan este mito con los movimientos del planeta Venus. Podía decirse que el planeta está buscando por todo el firmamento a Shukaletuda, y por eso es que no puede mantenerse quieta ni sus movimientos resultan predecibles.

 

Mitología Sumeria. Inanna y el rey de Aratta

Este mito trata sobre la rivalidad que existía entre la ciudad de Uruk y la ciudad de Aratta. Enmerkar, el rey de Uruk, desea crear un templo para Inanna con piedras preciosas, pero esas piedras no existen en Uruk, si no en Aratta y, en ese entonces, no había aún comercio entre dichas ciudades. Inanna, toda golosa y cachonda por esto, le dice a Enmerkar que ella lo favorecerá y que envíe un mensajero a Aratta para que le exijan dichas piedras preciosas.

El mensajero va y les exige que le den dichas piedras preciosas o de lo contrario, destruirán su ciudad bajo la tutela de Inanna. Asustado, pero confiado con su poder militar, el rey amenaza a que cumplan su promesa, bien sabiendo que él puede derrotar a la ciudad de Uruk.

Los reyes mantienen su riña verbalmente unos diez años (qué hueva) hasta que, finalmente, Enmerkar le puede demostrar que Uruk es la ciudad favorecida por Inanna. Después de algunas disputas más, ambas ciudades deciden crear un acuerdo comercial entre ellas.

 

Mitología Acadia. Inanna se enoja con la montaña Ebih

Este es uno de esos mitos en donde te preguntas “¿WTF con los caprichos de esta diosa?”. Este poema fue escrito por la hija de Sargón de Acad, Enheduanna.

Inanna le gustaba viajar por el mundo volando y viendo a todos los humanos que vivían ahí abajo. Un día, chocó con una montaña gigantesca llamada Ebih. La montaña era hermosa, majestuosa, magnificente, lo cual puso celosa a Inanna porque nadie en este mundo podía ser más excelsa que ella.

Furiosa, sube a los cielos y le pide a su bisabuelo An que le de autoridad para destruir la montaña: “Inanna, es una puta montaña, no puede ser que tengas la autoestima tan baja para sentir celos por ella” (eso es lo que quisiéramos que le hubiera dicho, pero solo le dijo que no). Inanna le saca el dedo medio y se dirige hacia la montaña y la derriba. A partir de este momento, Inanna fue llamada, la destructora de montañas.

 

Mitología Sumeria. Inanna desciende a los infiernos

Mitología Sumeria - La diosa Inanna entra a los infiernos - Pandemonium.com.mx

La diosa Inanna entra a los infiernos

Este es, posiblemente, el mito más famoso y popular de Inanna, en donde ella desciende al Kur (los infiernos).

Un día, entre uno de sus tantos caprichos, Inanna decide visitar a su hermana Ereshkigal (reina del Kur, o sea, los infiernos) para darle el pésame por la muerte de su marido Gugalanna (Toro de los cielos) pero, a sabiendas que el viaje podía ser peligroso y que ella podía no regresar, le ordena a su sirvienta Ninshubur que, si no regresa en tres días, implore ayuda a los dioses An, Enlil y Enki. Inanna entonces se viste como una reina, con su turbante, su peluca, su collar de lapislázuli, sus cuentas en el pecho, el “pala vestido”, rímel, su pectoral y su anillo dorado, además sostiene una varilla de medición de lapislázuli. Todos estos instrumentos ponen en claro que Inanna no iba solamente a darle los pésames a su hermana si no que iba a conquistar el Kur (infierno) igual como había hecho con An y Enki.

Inanna baja y llega a la puerta de los infiernos, donde el guardia la detiene y le pregunta qué asuntos la trae a esta parte tan recóndita del mundo. Inanna le responde que es para darle el pésame a su hermana. Ereshkigal, quien está viendo todo esto por cámaras de seguridad (bien modernos los antiguos), le informa al guardia, Neti, que con todos esos utensilios que su hermana trae son sospechosos y que se los tiene que quitar para ir a verla.

Neti, el guardia le dice que tiene que atravesar por 7 puertas en el infierno (y dale con el jodido número 7) y en cada una debe irse quitando uno de sus ropajes. Cuando Inanna replica, el guardia simplemente le dice “Así es la costumbre de estos lares”.

Inanna accede y en cada puerta va perdiendo uno de sus atributos, hasta que al final llega ante el trono de Ereshkigal en pelotas (seamos honestos sumerios, esto solo fue para desnudar a la Inanna, su fanservice es más que obvio). Inanna, aparentemente sin darse cuenta de que está en una posición tan endeble, se sienta en el trono de su hermana y se autodenomina “Reina del cielo y de los infiernos”.

Los siete jueces del infierno la rodean y la declaran culpable de ser una pendeja, cuando de repente Inanna empieza a sentirse débil y pierde toda su energía vital cayendo muerta y, posteriormente, siendo colgada en un gancho como un simple cadáver putrefacto más de los infiernos.

Pasan tres días y su sirvienta Ninshubur se preocupa porque su ama no ha regresado, así que procede a hacer lo que esta le solicitó, hablar con los dioses más poderosos del cosmos para que ayuden a la pobre Inanna. An y Enlil simplemente dicen “neh”; pero Enki, al último que ve, decide ayudarla así que crea a dos demonios de la mugre de sus uñas llamados Galatura y Kurjara y les ordena distraer a Ereshkigal mientras le dan a Inanna agua y comida de la vida para reanimarla.

Los demonios se dirigen hacia el inframundo y encuentran a Ereshkigal, aparentemente en agonía, y accede a que resuciten a su hermana. Los demonios bajan a Inanna del gancho y la reaniman con las comidas de los dioses, recuperando esta la vida. Sin embargo, Ereshkigal, cambiando de opinión decide enviar a sus demonios Gala para detener a su hermana (acá todo se resuelve lanzándose demonios) sin embargo, Inanna y los demonios de Enki logras salir del Kur por los pelos.

Sin embargo, antes de partir, los demonios Gala le advierten a Inanna que no puede romper el balance del mundo, si ella resucita, entonces alguien debe de morir, y es ella quien debe elegir quien morirá. Inanna llega a Uruk y la primera que la recibe es su sirvienta Ninshubur quien se postra ante ella llorando de felicidad. Inanna dice que no puede sacrificar a alguien tan querida para ella.

Mitología Sumeria - Dumuzi es torturado en los infiernos (Kur) - Pandemonium.com.mx

Dumuzi es torturado en los infiernos (Kur)

Conforme avanza por Uruk, más y más personas la reciben con lágrimas en los ojos y en duelo porque su diosa se había ido. Inanna se da cuenta que no puede sacrificar a ninguno de ellos porque la quieren muchísimo. Sin embargo, cuando llega a su casa, Dumuzi su “marido” se encuentra borracho con unas putas disfrutando de la vida. Inanna se queda pasmada y sin dudarlo simplemente les dice a los demonios “Ese”. Los demonios arrastran a Dumuzi a los infiernos rápidamente.

La hermana de Dumuzi, Geshtinanna, le suplica a Inanna que sea ella quien se vaya a los infiernos y no su querido hermano. Inanna, quien ya se siente depre por perder a su amante, decide que ambos permanecerán en el Kur, pero mientras Dumuzi lo hará en invierno, Geshtinanna lo hará en verano. Y es así como surgen las estaciones en el mundo.

 

Conclusiones

Mitología Babilonia - La Diosa Ishtar - Pandemonium.com.mx

La diosa babilónica Ishtar, contraparte de Inanna

La diosa de Uruk, Inanna fue muy popular entre la población del Medio Oriente, y como mencioné con anterioridad, su culto derivó en muchas deidades. Ishtar, quien heredó todos sus atributos fue una deidad muy importante en Babilonia, incluso podemos ver esta hermosa puerta que existía en dicha ciudad bajo el nombre de “Puertas de Ishtar”.

Honestamente, no veo porque Inanna se ha convertido en algo así como un símbolo para el feminismo cuando sus comportamientos eran tan poco éticos y caprichosos. Si yo decidiera usar a una diosa como patrona del feminismo sería la diosa Atenea, quien es una de las deidades que más he admirado desde chico. Sin embargo, Inanna era, bueno, muy puta.

Como sea, esta diosa se ha hecho paso en la historia inspirando a otras deidades y cuentos que aún en la actualidad persisten. Sus caprichos emulando la ruta incalculable del planeta Venus nos ha dado como resultado una de las figuras más complejas de toda la mitología sumeria, si no es que la más.

Anterior nota

Retrogaming: Age of Empires (PC)

Siguiente nota

Card Captor Sakura - Clear Card Arc: Capítulo 14

Dougieus

Dougieus

Programador de videojuegos en Raptware y creador de las tiras cómicas Animondos. Amante de la historia, geografía, mitología y los videojuegos retro.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.