Centro CulturalPrincipal

Mitología Cananea: El dios Baal Hadad

Mitología Cananea - El dios Baal Hadad Estela - Pandemonium.com.mx

Estela del dios Baal

Hadad, comúnmente conocido como Baal (que significa “Señor”), era el rey de los dioses cananeos y era quien regía sobre las lluvias, los truenos, la guerra, las estaciones y la vegetación. Además que era el patrón de los navegantes (ya que se le consideraba el conquistador del mar).

Como se mencionó el párrafo anterior, “Baal” era simplemente un título y no era extraño que existieran “Baales” en diferentes partes del Medio Oriente, desde dioses importantes hasta dioses de ríos y montañas. Un ejemplo de esto es el demonio Beelzebul, cuyo nombre real era Baal Zebul, quién era un dios filisteo que significaba “Señor de la casa” (y los hebreos cambiaron su nombre en son de mofa a Baal Zebub, Señor de las moscas”). Otros dioses como Dagón, El o Hammon pueden llegar a tener el título de Baal igualmente.

También, es menester mencionar que Baal y Hadad pudieran no ser la misma deidad. Es posible que ambos fueran excluyentes, ya que mientras los arameos adoraban a Hadad, los fenicios a Baal. También se ha propuesto que el “Baal” fenicio fuese Melqart y no Hadad. Otra posibilidad resulta que los sacerdotes no mencionaran el nombre de Hadad por ser sagrado y solo se refirieran a él por su título “Baal”, algo similar como lo que pudo pasar con El y Ammaru.

El dios Hadad no era exclusivo de los cananeos, llevaba siglos antes siendo adorado por los acadios bajo el nombre de Adad, aunque entre ellos no era tan importante como lo fue en Levante. Gran parte de su culto terminó adaptado para dichas personas, quienes cambiaron al dios Adad de ser pastoril y amable, a ser un dios poderoso, guerrero y destructivo.

En este artículo, sin embargo, nos referiremos a dicha deidad como Baal.

Mitología Cananea - El dios Baal Hadad - Pandemonium.com.mx

Estatuilla del dios Baal

Baal regía sobre la lluvia, por lo tanto, él era de suma importancia para la vida. Si no tenían su favor, habría sequías, hambre y muerte, por lo cual había que tenerlo contento siempre.

Era representado con una corona cónica blanca con cuernos de toro (el toro, al igual que con El, era su símbolo representativo), tenía una barba en forma de punta (similar a las barbas egipcias) y siempre traía cargando un relámpago y un báculo o un hacha.

Su genealogía lo pone como hijo de El, pero hay ocasiones que se considera hijo de Dagón, lo cual causa bastante confusión al respecto. Su hermana y compañera de armas, Anat, siempre está junto con él y ambos comparten varias aventuras juntos. No sabemos si sean hermanos o hermanastros, pero hay ocasiones que su relación va más allá de mera fraternidad.

El mito más famoso de este dios es el llamado “Ciclo de Baal” en donde nos mostrarán una historia en donde Baal muere y resucita. Es muy posible que este mito esté, un tanto basado en el mito de Dumuzid en los infiernos, y servía para explicar las estaciones.

 

Ciclo de Baal

Baal Escultura - Pandemonium.mx

Baal Hadad con su corona y su posición de lanzador de truenos

El manda a hacer un palacio a su hijo Yam y nombrarlo su sucesor al trono de los dioses. La diosa Astarte intenta protestar contra ello, llamando a Yam un tirano y un déspota, pero es detenida por Shapash, la diosa del sol. Mientras festejan, Baal decide derrocar a Yam, el cual ahora está viviendo en un palacio submarino, pero Anat y Astarte lo detienen. Aún no es tiempo.

Baal no puede esperar más y se lanza a atacar a Yam en su palacio, pero termina enfrentando a varias serpientes monstruosas marinas, entre ellas Lothan, Tannin y Salyatu, una serpiente de siete cabezas. Baal está superado en número y comienza nuevamente a perder la batalla.

Kothar, el herrero de los dioses, corre en su auxilio a ayudar a Baal y trae consigo dos armas poderosísimas, los báculos “Conductor” y “Cazador” y logra vencer a Yam y sus bestias con solo dos golpes. Baal despedaza el cuerpo de Yam y se proclama rey del mundo de los dioses. El no está contento.

Baal hace un festín por su victoria en conjunto con su hermana Anat, pero el festín, aparentemente, era una trampa de Baal para deshacerse de sus enemigos políticos. Anat cierra las puertas del palacio, baja a la ciudad enemiga y extermina a todos los soldados, ahuyentando a los civiles con sus flechas. Cuando regresa, pasa cuchillo a los comensales. Entonces toma su arpa y comienza a cantar canciones de heroísmo a su hermano.

Posteriormente, Baal y Anat se dirigen al monte Zefón para aprender a controlar el relámpago, arma que se convertiría en la clave para Baal (y por lo cual se identifica a Baal con Hadad). La misión se logra con un total éxito.

Baal entonces se queja con Anat que él no tiene casa, que aún debe vivir en casa de El y de Asherah y entonces su querida hermana le dice que tratará de convencer a su padre. Anat enfrenta a su padre El y comienza a hacer temblar la tierra bajo sus pies mientras lo amenaza que le cortará la cabeza si no permite a su querido hermano tener casa propia. El simplemente la ignora. Baal entonces piensa en otro plan y es convencer al herrero Kothar de que éste convenza a Asherah, la esposa de su padre (ya que Baal no parece ser hijo de ella). Kothar sugiere llevar exquisitos regalos para apaciguar su furia y sea ella misma quien convenza a El del asunto de la casa de Baal.

Con regalos lujosos y exquisitos, Baal y Anat van a ver a Asherah a la playa, donde ella, en modo defensivo, cuestiona a Baal si va a matar a otro de sus hijos, pero Baal y Anat muestran los regalos y su corazón se tranquiliza. Anat entonces le sugiere a Baal que, de ahora en adelante debe llevarse bien con su madre para tenerla de su lado.

El finalmente accede en la construcción de la casa de Baal, aunque no es muy de su agrado. En el monte Zefón (y por eso existe un Baal-Zefón) Kothar construye la casa de Baal, pero sin ventanas porque Baal tenía miedo de que Yam regresara, se metiera por una y lo sorprendiera mientras dormía. Cuando el palacio está terminado, Baal baja a la tierra y conquista varias ciudades demostrando su enorme poder y venciendo sus rivales usando el gran poder de sus relámpagos. Confiado, accede que Kothar construya una sola ventana en el palacio, por donde él podrá lanzar truenos a sus enemigos. Kothar accede.

Baal entonces manda cartas a otros dioses manifestando que ahora él es el rey supremo de todas las deidades. Los dioses aprueban su mandato, pero una carta no es respondida, la carta que iba a Mot, el dios de la muerte. Baal manda dos mensajeros para invitar a Mot a un festín y, aparentemente, Mot accede con la condición de que sus gustos culinarios son exigentes y solo puede comer carne humana y sangre.

En el festival, Mot se ofende al ser servido pan y vino. Furioso, hace temblar los cielos, entonces ataca y devora a Baal. Mot, rápidamente escapa, justamente, por la ventana que Baal había dejado de su palacio.

Increíblemente, a pesar de todo esto, Baal no murió, pero quedó gravemente herido o en un paradero desconocido. Saphash, la diosa del sol logra dar con su paradero, pero mantiene su vida en secreto. Entonces, dos mensajeros de Mot llegan al templo de El exigiendo que Baal vaya con ellos y sea el esclavo de Mot. Mientras tanto, Ashtar, otro hijo de El, ocupa el trono de los dioses, pero resulta ser incompetente. Por otro lado, Mot convierte el mundo en un infierno, ocasionando muerte y frío por doquier.

La diosa solar viaja el inframundo y encuentra un cadáver con rasgos parecidos a Baal, entonces lo saca y lo pone en descubierto anunciando que finalmente encontró el cuerpo de Baal que Mot asesinó. El se rasga las vestiduras y se araña la cara de dolor con un cuchillo, mientras que Anat, quien es la que se encuentra más devastada, hace un sacrificio de varios animales en honor a su hermano, y decide sacarlo del inframundo cueste lo que le cueste.

Anat baja al infierno y amenaza a Mot que libere a su hermano. EL dios infernal responde que su hermano nunca pisó el inframundo, lo cual Anat cree que Mot miente, y después de buscarlo por todos lados, su paciencia se agota, y ataca a Mot, cortándolo en pedazos, quemándolo, lanzando sus cenizas a las aves y sus restos enterándolos bajo piedras. Desconsolada, llega ante su padre y le dice que su hijo Mot ha muerto.

Esa noche, Anat sueña con Baal, que se encuentra vivo aún. Anat, con ayuda de Shapash finalmente encuentra a su querido hermano quien ya ha recuperado sus fuerzas después de la derrota contra Mot. Pero, para sorpresa de todos, Mot aún está vivo y furioso por lo que su hermana le hizo y exige compensación y que Baal aparezca para enfrentarlo.

Baal y Mot se reencuentran y comienzan a luchar entre ellos, pero Saphash detiene la batalla. Finalmente, El ha comprendido lo importante que es Baal para el mundo y no puede dejar la vida en manos de Mot. Así que Baal le dice a Mot que, si insiste, él y todos los dioses lo destruirán. Asustado, Mot accede a declarar a Baal como el rey de los dioses. Ashtar finalmente accede también a regresarle en trono a Baal y este se convierte en el verdadero rey de los cielos.

 

Sanchuniatón

Al igual que con el dios El, Baal Hadad es mencionado en el Sanchuniatón como un oponente al dios El. Según esta obra, Baal Hadad (llamado aquí Zeus Demarus) es hijo de Urano (el cielo) y una concubina, pero es criado por Dagón, el hermano de El. Cuando El derroca a su padre y lo castra, Baal Hadad se une a la batalla contra El para vengar a su padre, aunque al final del combate se firma un tratado de paz.

 

Legado

Baal Medieval - Pandemonium.mx

Así era imaginado Baal en la Edad Media

Baal es una de las figuras más controversiales hoy en día, siendo uno de los sobrenombres del demonio. Esto se debió, en gran medida, a que era el dios principal de los fenicios y filisteos, vecinos y enemigos territoriales de los hebreos, por lo que tenemos enormes intentos de estos para impedir que el pueblo adorara a dichos dioses.

Sin embargo, entre los legados más positivos que dejó, nos encontramos con el famoso dios Zeus. Zeus, como dios, ha existido desde hace mucho en Creta, según nos afirma el Lineal A, pero era considerado un dios menor y poco importante; por el contrario, Poseidón tenía una mayor relevancia en el panteón micénico como un dios terrestre (no sabemos exactamente que deidades adoraban en Creta, pero parece que los toros y las mujeres serpiente tenían un mayor rango).

Cuando los fenicios llegan a Grecia, introdujeron su religión y varios dioses griegos adoptarían elementos de dichas deidades fenicias (como Atenea con Anat, Afrodita con Astarte, etc.) y Zeus tomaría muchos elementos de Baal, siendo el elemento más importante sus hermanos, Poseidón (igual que Yam y el mar) y Hades (igual que Mot y la muerte). Su representación como toro y su dominio del rayo pudieron haberse desarrollado en solitario dentro de Creta, pero, sin lugar a duda, los fenicios y los antiguos griegos vieron estas similitudes en Zeus y Baal y provocó que Zeus fuera catapultado al dios principal de los griegos, delegando a Poseidón en segundo plano. Cabe destacar que Zeus se convirtió en el arquetipo de los dioses del rayo dentro de Europa como Tinia, Júpiter, Perún, Thor, Ukko, Taranis, etc.

Mitología Cananea - La diosa Asherah portada - Pandemonium.com.mx
Anterior nota

Mitología Cananea: La diosa Asherah

Mitología Cananea - La diosa Anat portada - Pandemonium.com.mx
Siguiente nota

Mitología Cananea: La diosa Anat

Dougieus

Dougieus

Programador de videojuegos en Raptware y creador de las tiras cómicas Animondos. Amante de la historia, geografía, mitología y los videojuegos retro.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.