Área OtakuPrincipal

Slam Dunk: Una oda al basquetbol

En 1990, vio a luz el primer capítulo del manga que terminaría por revolucionar el manga de deportes y marcar una tendencia en este género. Slam Dunk se convirtió en uno de los mangas más populares de Japón que inspiró un anime de 101 capítulos, cuatro película y numerosos videojuegos. A la fecha, ha vendido más de 157 millones de copias de sus 21 volúmenes. Nada mal para un manga sobre un deporte que no tenía relevancia en Japón, y que, gracias a su influencia el basquetbol  ahora goza de una mayor popularidad en el país nipón.

La obra de Takehiko Inoue nos cuenta las andanzas de Hanamichi Sakuragi, un pelirrojo que se une al equipo de básquet de su preparatoria para impresionar a una chica. Su personalidad propensa a las payasadas y al ridículo le aportan el tono cómico y divertido, así como una dosis de realismo a la historia. Como jugador de básquet, Sakuragi carece de, talento, experiencia y disciplina, frustrándose durante los exigentes entrenamientos. Pero gracias al aliento de Haruko, la hermana del capitán del equipo -y la chica que le gusta-, Sakuragi descubre gradualmente que su pasión por el deporte es verdadera y real. Su determinación será un motor que lo motiva a él y a su equipo para llegar lo más lejos posible.

Sí, suena a cliché. Chico conoce a chica y se motiva a ser alguien más para ganarse su amor y gracias a él su equipo se vuelve ganador. Pero este no es el caso. En Slam Dunk, Sakuragi, que al principio sólo sabe pasar, cazar rebotes y clavar la pelota básicamente sólo salta bien, decide mejorar por amor propio y al deporte. E, incluso cuando se supera, sigue fallando. Pero nunca se rinde y sigue luchando. Entonces, tenemos un protagonista que está en constante crecimiento y evolución, no sólo en su nivel de juego, sino también en su personalidad.

Y no es el único personaje que tiene un desarrollo. Todos los personajes son retratados como humanos, adolescentes que están en proceso de madurar mientras juegan el deporte que les apasiona. Claro, esto también define las relaciones entre ellos, dentro y fuera de la cancha. No sólo con los miembros de su equipo, sino también con sus rivales.

Para enriquecer a estos personajes, Inoue, quien jugó básquet en la preparatoria, pone especial atención a todos los detalles en lo relacionado al basquetbol en sí mismo. Tomó como modelos a jugadores predominantes de la NBA de la época, haciendo que su estilo y movimientos fueron parecidos. Por ejemplo, Rukawa, tiene como modelo a Michael Jordan. Sakuragi está inspirado en Dennis Rodman, Miyagi en Isaiah Thomas, Akagi es una copia de Patrick Ewing, Mitsui es similar a Jeff Hornacek…

Rukawa y Michael Jordan

Denis Rodman y Sakuragi

Isaiah Thomas y Miyagi

Akagi y Patrick Ewing

Jeff Hornacek y Mitsui

Tan realista es en su dibujo, que incluso podíamos encontrar los tenis que los personajes usaban en la vida real. En la imagen está claro que los tenis que usan son: Converse Aero Jet RS 2, Air Jordan VI, Air Jordan V.

Y aquí vemos los siguientes modelos: Converse Accelerator, ASICS Tiger SL Meridian High

Por lo tanto, a la hora de dibujar los partidos, práctica y movimientos de básquet, notamos sutiles detalles en el dibujo que vuelven dinámica la lectura y trasladan maravillosamente el ritmo y vértigo del básquet.

Por ejemplo, en las imágenes anteriores notamos que el panel al final de la página está desvanecido para enfatizar como pasamos de un contacto visual en la posición de triple amenaza, a un rápido vistazo a la derecha para terminar en la explosión de la colada. Este movimiento, para los que hemos practicado el deporte, es 100% realista.

Esta es sólo una pequeña muestra de lo bien dibujado y representado que está el basquetbol en el manga. Slam Dunk es una oda al deporte por eso mismo, porque Inoue respeta los fundamentos del juego, busca representar fielmente lo que es el basquetbol y plasma su amor por el juego a través de estos personajes tan entrañables, entretenidos y divertidos.

Aunado a lo anterior, el impacto del manga llegó al punto que Shueisha Publishing e Inoue establecieron un fondo para mandar a jóvenes basquetbolistas japoneses a los Estados Unidos para perseguir sus sueños de algún día jugar en la NBA. Además, Inoue sigue impartiendo su conocimiento sobre basquetbol y a compartir su amor por la pelota naranja en el manga Real, sólo que el baloncesto es sobre ruedas.

Gracias a Slam Dunk es que las nuevas generaciones pueden disfrutar de Kuroko no Basket. Es por eso, y por lo mencionado anteriormente que Slam Dunk es el mejor manga de deportes. Un verdadero gigante del género. Las nuevas generaciones probablemente no se den cuenta que de la enorme influencia del manga de Inoue y el impacto que tuvo en toda una generación. Es el mejor manga de básquetbol, con una acción realista y altamente recomendable para todos los que les gusta el deporte, pero, sobre todo, las grandes historias. Por algo es el número uno.

Anterior nota

Animes clásicos en TV: Tres razones por las que nos emociona

One Piece 871 - Portada - Pandemonium.mx
Siguiente nota

Review de One Piece Manga 871 – ¡Tú puedes, Caesar!

Silverlune24

Silverlune24

Historiadora de profesión. Geek, nerd, friki, noña, etc., por convicción. Apasionada de los deportes, historia, cine, cultura, anime, manga, videojuegos y caricaturas. Old school all the way.

Nadie ha comentado :(

Leave a Reply